Dormilón

Cuentan los más chismosos del condado morenístico que, como si de veras fuera muy necio o no tuviera remedio, parece que al mismísimo David Monreal Ávila se le volvió a dormir el gallo y –según aseguran los que lo vieron– ¡llegó hasta al final en el evento donde ungieron candidato a Julio César Chávez!

Unos ponen de pretexto (inútil) que el muchacho ni siquiera es de su agrado, que ni morenista es, pero hay otros que dicen que la verdad es la de siempre: a David no se le ha hecho costumbre ser puntual, y como ahora ya no le tocará nada, pues peor. A ver si no filtran otra grabación de regaño, porque si así va a apoyar a su hermano Saúl… ¡huy!

Por salud

Lejos de las directrices oficiales y oficialistas del sector salud, ayer, médicos variopintos se manifestaron con la intención de hacerse fuertes entre ellos, pues detectan una dolosa intención de criminalizar su chamba y a sus personas. ¡Ah! Pero además, para defenderse de sus jefes, que son unas joyitas.

Entre los directores de clínicas y hospitales que les prohíben capacitarse, les quitan beneficios, los relegan para que no asciendan, y encima los tratan con la punta del zapato, parece que los médicos están dando el primer paso con su propio censo de profesionales de la medicina. ¡Y que se agarren sus jefes, que ahora sí se van a defender!

 

Apestados

Ahora que arrancó ya la primera parte de las campañas políticas, parece que no todos andan tan contentos como se esperaba, pues en el tricolor les están dando largas a la entrega (o siquiera la promesa) de recursos para visitar comunidades y comprar volunta… perdón, artículos promocionales.

Pero es que dicen y cuentan que los dineros para campaña, desde el PRI, no les van a llegar a todos. O por lo menos, y más claramente, nomás les van a llegar a los candidatos que estén dentro del contentillo del góber… y que los que estén dentro del equipo de Miguel Alonso se van a tener que rascar con sus propias uñas. ¿Será cierto el pleito?

 

Cursitis

A lo mejor suena a chiste, pero no lo es. A los burócratas de medio pelo (y de ahí para abajo, dicen en los propios pasillos gubernamentales) les están endilgando curso tras curso, cursitos y cursotes, de todo tipo de materias para supuestamente mejorar tanto su chamba como la atención a la ciudadanía que solicita algún trámite.

El más reciente, que inicia hoy mismo, es el Curso Taller de Talento Humano en la Administración Pública Actual. ¡Menos mal que no hablarán de la administración pública pasada! A decir de algunos de los asistentes a estos eventos, quienes deberían tomarlos son los jefes de todos ellos, porque si algo les falta… es talento humano. ¡Sopas!


Los comentarios están cerrados.