*Pedro León Mojarro
*Pedro León Mojarro

Marco Tulio Cicerón, mejor conocido como Cicerón, en el año 63 a.C. con elección de por medio llegó a ser cónsul de la República de Roma. Esto fue en la época previa al Imperio Romano, en la que Cicerón fue reconocido por su retórica, su prosa, su filosofía, sus conocimientos y habilidades juristas y políticas. La historia registra que su triunfo se lo debió a su hermano Quinto Tulio, después que éste le enviara “los doce consejos para un candidato”. Aunque no los comparto del todo, a propósito de las elecciones, me permitiré enumerar un breve resumen de cada uno de éstos. De algo les ha de servir a los que tienen la posibilidad, o la desventura según sea el caso de ser candidatos:

1.- Las apariencias, por encima de lo real. La imagen y la preparación que debe tener en público el candidato, debe rayar en la perfección.

2.- Cuida del núcleo interno y de tus “amigos”. El equipo que rodea al candidato debe gozar de buen reconocimiento social y buena calidad moral.

3.- Cuidado con los apoyos inesperados. Los “regalos” que se reciben durante la campaña pueden ser por qué se debe un favor o porque quieren un favor.

4.- No hay ningún hombre imposible de convencer. Primero gana la amistad del electorado para luego convencerlo.

5.- La importancia de los indecisos. Ellos son de mayor importancia, pues a la hora de votar lo hacen con convicción.

6.- Los jóvenes, una importancia extraordinaria. Son sus aspiraciones las que mantienen al político.

7.- La necesidad de la multitud y el séquito. Siempre rodéate de personas, nunca camines solo.

8.- Un breve retrato de los enemigos. Conócelos para que sepas porque la enemistad.

9.- ¿Cómo convencer a un enemigo? Busca remediar las calumnias pasadas y generar alianzas y acuerdos.

10.- Cómo lograr el fervor del pueblo. Se accesible en todo momento y con la mejor disposición.

11.- El arte de la adulación. Enaltece las virtudes de todos los electores incluso las de tus enemigos.

12.- Promete incluso aunque no puedas cumplir. A la sociedad háblales de un futuro ideal.

 

Cualquier parecido de alguno o todos los candidatos actualmente, con estos doce consejos, como dice el dicho es mera coincidencia. Estos consejos, evidentemente en su mayoría mantienen vigencia para cualquiera de las 3 mil 400 candidaturas que se van a disputar. Ojala que el debate de las ideas y las propuestas sea lo que prevalezca. No se trata de ganar por ganar, en la coyuntura actual se vuelve fundamental preguntarse y responder a la pregunta ¿elección para qué? Y la respuesta a esta pregunta no tiene más que dos opciones, o es elección para lograr el cambio de régimen como algunos lo han propuesto o es para seguir por donde vamos como otros también lo defienden. Gane quien gane la elección, lo que es imperativo es la coincidencia en recuperar la gobernabilidad perdida; enfrentar con gallardía, inteligencia y responsabilidad social la inseguridad; ponerle un alto a la corrupción y la impunidad; y evidentemente; saldar con carácter de urgente la deuda social con casi 5 millones de familias que todavía se debaten a diario entre el comer y no comer por falta de recursos. Hace muchos años que nuestra clase política vive el deterioro y seguramente es responsable de la situación en que se encuentra el país. Es momento de actuar con responsabilidad ética, política y social, para que podamos darle a nuestro país los legisladores y los gobiernos que merecemos.

 

 

 


Deja un comentario