REFORMA | NTRZACATECAS.COM
REFORMA | NTRZACATECAS.COM

CIUDAD DE MÉXICO. Tras revelarse conversaciones entre narcos de Guerreros Unidos en Chicago y en Iguala, la noche en que desaparecieron los 43 normalistas de Ayotzinapa, las organizaciones que acompañan el caso pidieron más escrutinio de la Comisión Interamericana de los Derechos Humanos (CIDH).

Serapaz, Tlachinollan, Fundar y el Centro Prodh emitieron un comunicado conjunto sobre la información que Grupo REFORMA publicó en su edición de hoy, respecto a mensajes interceptados por agencias de Estados Unidos el 27 de septiembre de 2014.

“A casi 43 meses de los hechos, los mensajes confirman que el caso no puede cerrarse y que la explicación oficial que se ha dado es insatisfactoria”.

“A la luz de la revelación de REFORMA, exigimos que la PGR agote todas las líneas de investigación que surgen de los mensajes, evitando un cierre precipitado con tintes electorales y que se profundice el escrutinio de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) y la colaboración de las agencias norteamericanas”.

Para las organizaciones, que representan a los familiares de los normalistas desaparecidos, la información revelada es importante dado que corrobora que el Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI) estaba en lo correcto sobre la necesidad de que el Estado mexicano agote la línea de investigación sobre el trasiego de droga de México a Estados Unidos.

Destacaron que los mensajes muestran la debilidad de la llamada “verdad histórica”, pues el mensaje en el que se habla de “60 paquetes ya guardados y otros con San Pedro” se envió a las 15:28 horas del 27 de septiembre de 2014.

“Lo cual entra en franca contradicción con la teoría oficial, pues de acuerdo con la PGR a esa hora los estudiantes ya habrían sido ejecutados e incinerados, mientras que el mensaje es claro en señalar que a esa hora habían paquetes ‘guardados'”.

Las organizaciones indicaron que las conversaciones también evidencian que los estudiantes nunca fueron infiltrados por el grupo criminal Los Rojos, antagónicos a Guerreros Unidos.

“Por el contrario, desde el primer día de los hechos los emisores de los mensajes aclararon que en los autobuses había estudiantes de la normal de Ayotzinapa y apunta a que en realidad en esa noche pudieron ocurrir otros eventos de violencia aún no investigados”.


Los comentarios están cerrados.