En política los berrinches son el combustible del error.


Deja un comentario