FELIPE ANDRADE HARO
FELIPE ANDRADE HARO

SE ECHARON LA BRONCA PARA METER AL BRONCO

 

Pues resulta que el Tribilín Electoral, que se supone es el encargado de velar por la constitucionalidad y legalidad de todos los actos de las autoridades electorales, se pasó por el arco de triunfo todas las leyes habidas y por haber para atender la petición del presidente y sus achichincles, y meter en la elección (y en la boleta) al des–gobernador de Nuevo León Jaime Rodríguez Calderón (a) El Bronco, nomás para estar jodiendo el proceso comicial. Nuestra “Chimoltrufia” electoral ha demostrado de qué está hecha. Según las órdenes que se le den, para allá se mueve. Y si la indicación fue que el mentado Bronco violó la ley, los jueces electorales nada más deben de decir que fue “poquito” y que ello no trasciende al proceso democrático que vivimos los mexicanos; y que su decisión fue la mejor porque defendió los derechos políticos del sujeto que, los mismos regios, echan en cara que no ha cumplido sus compromisos como gobernante. Así funcionan nuestras instituciones “democráticas y republicanas”: el que paga, manda. No importa que el Bronco (y Margarita Zavala) hayan falseado miles de firmas para demostrar el apoyo ciudadano y convertirse en candidatos independientes. Pecata Minuta. ¿En realidad importa en este país cumplir la ley? ¿Es posible formar ciudadanos, cuando desde las instituciones se les enseña que, con trampas, puedes lograr lo que quieras? Mala señal, mal ejemplo, pésima imagen de los magistrados del tribilín electoral. En palabras coloquiales: ya ni la chingan. Y ante la chafa resolución que nos recetaron los pseudo jueces electorales, ahora el mentado (y rementado) Bronco Rodríguez parece que se recetó unos bistecs con clembuterol y al puro estilo Chente Prozac Fox, lanza vituperios en contra del candidato que va arriba en todos los sondeos de opinión: Andrés Manuel López Obrador. Así que: “Piensa mal y acertarás”. Pareciera que el gobierno se sube al ring electoral y revive al Bronco que, en su pose de porro, busque bajar a peinadazos a AMLO. El mismo Bronco lo dijo en entrevista (después de agradecer al presidente y al espíritu santo la sabia decisión del tribilín): “Que se cuide AMLO, porque voy por él”.

Así, de la manera más pulcra y transparente, como se hacen las cosas en el país desde hace muchos años, las instituciones se empinan para permitir que patanes sin escrúpulos se burlen de la ley. El jurista mexicano Diego Valadez dijo: “Infringir la ley y quedar impune es muy grave; pero infringir la ley y recibir un premio es alarmante”. Así de contundente el maestro Valadez. Sergio Aguayo dijo: “La aberración que prepara el @trife es indicio de la desesperación priísta. Absurdo dar registro al Bronco”. Y así por el estilo juristas, escritores, intelectuales, se manifestaron en contra de la resolución del tribilín electoral. Y no porque el Bronco sea un temido candidato a la presidencia o sea el mismísimo redentor que bajó del cielo a traernos la paz y el desarrollo que tanto necesita el país. Nel, nada de eso. Es que calienta y encabrona que el tribilín tenga tan poca … seriedad y se incline ante las presiones de la presidencia (como lo señala el diario El Universal en el artículo del sábado 14 de abril: La Operación Bronco y los Brazos de los Pinos), para otorgar el registro a un chapucero de primera que, según la revisión del Instituto Nacional Electoral, presentó 158 mil 532 apoyos ciudadanos simulados, 205 mil 721 fotocopias y 508 mil 453 inconsistencias. La neta es que la justicia electoral está en manos de bandoleros que ya enseñaron los colmillos y nos enviaron el mensaje de a quién obedecen. Por eso este primero de julio abarrotemos las urnas de votos para decirle a estos tipejos: acá estamos méndigos. ¡EL TEPJF ME DA MIEDO!

 


Deja un comentario