NORMA BERNAL | NTRZACATECAS.COM
NORMA BERNAL | NTRZACATECAS.COM

Fresnillo.- Este viernes se celebra el Día Internacional de la Marihuana, sustancia que en México es ilegal y, sin embargo, representa la droga más utilizada entre los jóvenes fresnillenses de entre 15 y 19 años, durante tres años consecutivos y, en los últimos meses, ha bajado la edad de consumo a menores de 13 años.

La directora del Centro de Integración Juvenil (CIJ), América Denisse Barajas Dueñas, refirió que de los 73 pacientes que atienden, 90 por ciento es menor de edad y consume marihuana.

La sustancia activa de la marihuana para que cause un efecto negativo en los seres humanos debe ser de 2 a 22 miligramos. Un cigarro promedio de esta droga contiene 20 miligramos y, en términos comparativos, equivale a cinco cigarros comerciales.

En El Mineral los consumidores utilizan esta sustancia en forma de hierba que la fuman o la mezclan con algún alimento.

Los efectos que causan son el aumento del apetito, sequedad bucal, ser extrovertido momentáneamente, perciben alteradamente el tiempo y la distancia, ataques de risa sin motivo e ilusiones auditivas, por mencionar algunas. El uso habitual puede causar asma, bronquitis crónica, deshidratación, memoria a corto plazo, cambio de actitudes y no pueden concentrarse por la baja actividad cerebral.

Barajas Dueñas expuso que un consumidor al dejar la marihuana de pronto puede sufrir síndrome de abstinencia que provoca ansiedad, irritabilidad, escalofríos, náuseas y patrones de sueño.

Ante las estadísticas de riesgo que hay en Fresnillo, el CIJ, a través de pláticas y conferencias, trata de sensibilizar a la población para que la marihuana se perciba como una droga de riesgo, pues no hay droga inocua.

“Sin embargo, el tema de la legalización por control curativo ha facilitado que los jóvenes lo vean como algo natural y no riesgoso, por lo que se trata de darles la evidencia científica de los daños que causa y tomen la mejor decisión que es el no consumo de la sustancia, además que es droga depresora que puede llevar a otras drogas”, enfatizó la funcionaria.

Reiteró que la marihuana es una enfermedad de salud pública, por lo que el CIJ trata a cada uno de sus pacientes de manera individual; primero al identificar qué grado de dependencia tiene, luego se conoce su contexto y se da apoyo individual hasta que logre disminuir el consumo y luego dejarlo.

Afirmó que 70 de los pacientes egresa con mejoría, quienes disminuyen el consumo o logran dejarlo y se van con un plan de prevención contra recaídas.


Los comentarios están cerrados.