REFORMA | NTRZACATECAS.COM
REFORMA | NTRZACATECAS.COM

NUEVA YORK. La administración de Trump está tratando de completar su revisión del Tratado de Libre Comercio de América del Norte con nuevas reglas que penalizarían a la industria automotriz mexicana a menos que aumente los salarios “a aproximadamente 16 dólares por hora”, de acuerdo con The Wall Street Journal.

El diario indicó que la administración está ganando cierto apoyo de los fabricantes de autos de Estados Unidos para sus propuestas del TLC al incluir términos que favorecerían a los fabricantes estadounidenses frente a los rivales asiáticos y europeos que producen automóviles en el país.

El apoyo de Detroit podría ayudar a la administración a alcanzar su objetivo de concluir un acuerdo del TLC a mediados de mayo, lo que le permitiría impulsar el pacto a través del Congreso hacia fines de año, señaló la publicación.

Bajo el TLC, los fabricantes estadounidenses han producido en México donde los salarios son más baratos, pero la administración Trump ahora está tratando de obligar a las fábricas mexicanas a pagar más por mano de obra “o enviar trabajos de autos a Estados Unidos o Canadá”.

Robert Lighthizer, el representante comercial de Estados Unidos y el principal negociador de la administración Trump, está revisando el TLC para requerir que el 40 por ciento del contenido de cualquier coche que se comercie libre de impuestos dentro del bloque de América del Norte venga de trabajadores que ganan por encima de un nivel de salario en particular, según funcionarios de la industria familiarizados con las negociaciones comerciales.

En conversaciones recientes, Estados Unidos ha discutido un piso salarial de alrededor de 16 dólares por hora, señalaron los funcionarios. En comparación, los trabajadores de una ensambladora automotriz mexicana ganaban menos de 8 dólares por hora en promedio en 2017, y los trabajadores de las plantas de piezas ganaban menos de 4 por hora, según el Centro de Investigación Automotriz.

Cualquier fabricante que produzca automóviles con muy poco contenido en el umbral salarial enfrentaría aranceles en la frontera. Para los camiones livianos, una cantidad mayor “45 por ciento del vehículo – tendría que provenir de un trabajo con salarios tan altos”, indicaron los funcionarios.

La industria automotriz de México rechazó la última propuesta de salarios de los Estados Unidos la semana pasada.

Sin embargo, el Gobierno mexicano está abierto a un acuerdo antes de las elecciones presidenciales del 1 de julio, y se espera que altos funcionarios mexicanos presenten una contrapropuesta o compromiso esta semana, cuando se reanuden las conversaciones en Washington.

El American Automotive Policy Council, que representa a Fiat Chrysler Automobiles NV, Ford Motor Co, y General Motors Co, dijo que estaba “motivado” por la última versión de las reglas. Las automotrices de Estados Unidos obtendrían créditos por salarios más altos no solo en la fábrica, sino también en las áreas de investigación y desarrollo, comercialización y tal vez trabajo administrativo, dicen los funcionarios de la industria.

El trabajo de cuello blanco en América del Norte podría contribuir hasta un 15 por ciento al umbral del 40 por ciento de mano de obra del automóvil “que potencialmente podría permitir que un automóvil califique para el tratamiento libre de impuestos si solo el 25 por ciento de su contenido físico se fabricara con salarios altos, mencionaron.

El crédito por I+D elevaría a los fabricantes de Detroit, ya que realizan la abrumadora cantidad de trabajos de investigación, diseño y comercialización en América del Norte. Los fabricantes de automóviles alemanes, japoneses y coreanos, en comparación, tienden a hacer una mayor cantidad de su I+D en el extranjero, destacó el diario.

Si se promulgan las propuestas, la carga de calcular si un automóvil cumple con la regla laboral recaería en gran medida en los fabricantes de automóviles que realicen la asamblea final. Las reglas podrían generar costos significativos para los proveedores de autopartes a medida que cambian la producción para ayudar a sus clientes, los grandes fabricantes de automóviles, a cumplir con las normas, además de los gastos administrativos para garantizar el cumplimiento.

Los grandes proveedores de automóviles canadienses podrían obtener algún negocio adicional en sus países de origen con propuestas que promuevan la mano de obra con salarios más altos. Aún así, las firmas canadienses se mantienen cautelosas, en parte porque las reglas podrían pesar sobre sus operaciones en México.

“¿Esta propuesta afecta de manera desproporcionada a México y los intereses en México y las empresas mexicanas, por lo que incumbe al gobierno mexicano oponerse a ella? dijo Flavio Volpe, presidente de Automotive Parts Manufacturers Association, con sede en Toronto, “estamos aconsejando a Canadá que no formule comentarios ni adopte una posición hasta que los mexicanos lo hagan”.


Nuestros lectores comentan

  1. Vicente Loera Mier

    Al hobligar al gobierno mexicano a pagarle $15 dolares por ,los trabajadores se van alegrar y por consiguiente a las companias no les hira gustar,