ARROGANTE

La “papa caliente” que tiene en las manos la delegada del Infonavit en Zacatecas, Gabriela Rojo Medina, luego de un nuevo análisis y dictamen de la UNAM que ratifica la porquería de casas construidas en Rincón Guadalupano, podría hacerse más grande, por las actitudes de la propia funcionaria, dicen chismosos de Guadalupe.

Por principio de cuentas, dicen que Rojo Medina ni recibe a la prensa (ni los quiere recibir) que porque “nomás cuentan puras mentiras”; y a los propios afectados, los ve chiquitos y orejones, pues al parecer poco le importa que haya vidas humanas en riesgo si siguen habitando casas que en cualquier momento se les van a venir encima. ¿Qué se creerá?

 

REGAÑADOS

Llegando y haciendo lumbre, como en el rancho, dicen que tomó el cargo René Juárez Cisneros al frente del PRI nacional, y entre unas de sus muchas primeras acciones cuentan los lenguas largas que ya les mandó poner un sonoro garnuchazo en las orejas a los del Comité Directivo Estatal en Zacatecas, empezando por Felipe Ramírez Chávez.

Y es que hasta el centro del país llegaron las noticias de que aquí, más de tres se estaban haciendo guajes, jugándole al navegante con bandera de tontón, y se supo de varios más que incluso ya hasta estaban pensando en brincar a algún otro barco partidista. Juárez Cisneros confía, dicen, en que todavía hay tiempo para que los tricolores locales “despierten”.

 

CÍNICO

Aparentemente ya espabilado en su conferencia de prensa ofrecida cerca del mediodía, cuentan los chismosos que el senador morenista David Monreal Ávila se aventó la declaración dominguera que dará mucho de qué hablar en su propio partido… aunque no muy bien a su favor, ni de mucha ayuda al proyecto de su patrón y gurú, Andrés Manuel López Obrador.

Se aventó la puntada de asegurar contundentemente, a pregunta de reporteros insidiosos, que “en Morena no hay nepotismo”, a pesar de la decena de parientes cercanos y lejanos que el clan monrealista tiene metidos en las listas de candidatos. Lo que asusta a muchos, la neta, ¡es que son muchos monreales, y no vayan a querer entrarle todos!

 

POBRECITOS

A querer o no, todos los diputados suplentes que llegaron al Congreso del estado –ahora que muchos de los titulares pidieron licencia para irse de candidatos a lo que sea– se quejan de que no les han dado la lana de las famosas “herramientas legislativas”; dicen que es su derecho y que las necesitan para “hacer el bien”, aunque ni ellos se la creen.

Lo más feo del asunto, cuentan chismosos en los pasillos del Congreso, es que con acuerdo previo o no, tal parece que los diputados titulares dejaron ese dinero “guardadito” como si fuera su alcancía, para recuperar aunque sea un poco de lo que se gasten en las campañas electorales. Y si no gastan, pues ya tendrán más para disfrutar, ¿no?


Los comentarios están cerrados.