ALEXA CARRILLO*
ALEXA CARRILLO*

“Queremos saber todo, sobre todo ser feliz y en esa búsqueda se encuentran diferentes maneras de estar tranquilo, de vivir lejos de la maldad; aunque si me tengo que alinear para ser feliz, será sólo una herramienta, pero siempre volveré al buen camino”, así se expresó Juanis Mendoza, creyente de la magia blanca, como ella lo refiere.

Los productos esotéricos son parte de los conocimientos y enseñanzas milenarias, que al pasar los años se convirtieron en ritos, prácticas, doctrinas y enseñanzas, llenos de símbolos incomprensibles a primera vista y además no de fácil acceso.

Anahí Padilla, comerciante de productos esotéricos, es originaria de Ciudad de México, y lleva más de 10 años radicando en Fresnillo; aprovechó la oportunidad de comerciar en el centro de Fresnillo, donde forjó la experiencia de las ventas, el uso adecuado de cada producto y la función.

“En México ya estaba saturado el mercado de estos productos, así que decidí mudarme para Fresnillo, como una nueva oportunidad y la verdad en Fresnillo muchísima gente cree en estos productos”, dijo.

Al negocio de Padilla acuden todo tipo de personas, jóvenes, adolescentes, adultos y adultos mayores a adquirir productos que “el espiritista les recomendó”.

Leonor Velázquez es cliente desde hace 10 años; en entrevista explicó que el uso que le da ella a estos productos es variado, dependiendo su estado físico, de salud e incluso mental pues aseguró que no siempre se siente en condiciones óptimas para hacer los rituales necesarios de cada mañana. Agregó: “Tengo diversas lociones en mi casa, que mi espiritista me recomendó para alejar las envidias, los rencores y todo tipo de circunstancias que puedan afectar mi vida y mis relaciones; son incontables las veces que he recurrido a este tipo de ayuda, pero de que obtengo lo que necesito lo obtengo”.

Anahí Padilla afirmó que todo tipo de artículos se consumen, sin embargo las veladoras son el artículo estrella de este tipo de establecimientos, la mayoría para realizar curaciones, limpias o altares a diversos santos no católicos. “Los fresnillenses utilizan muchísimo la magia, yo incluso he hecho uso de ésta cuando es necesario, ya que esto depende de la fe de cada persona y el producto también”.

“Gracias a las recomendaciones de la curandera a la que asisto, pude deshacer un amarre que casi me causaba la muerte”, explicó don Martin N. “En las noches no podía descansar y sentía que una presencia rondaba por mi casa; sin embargo esto no me había sucedido, esto en mi casa después de 20 años de vivir ahí; una amiga de mi hermana me sugirió ir con la curandera y me escribió una receta de lo que tenía que comprar y hacer, hice lo que me indicó y a la semana pude descansar como Dios manda, y en agradecimiento todas las noches le prendo una veladora a mi Cristo”.

Asimismo, Juanis Mendoza aseguró que ha sido su única herramienta para alejar las envidias, pues la consumían en su trabajo. “Yo soy católica y muy creyente, de hecho una vez asistí con un sacerdote y le platiqué lo que había pasado, él me dijo que renunciara a este tipo de cosas de la magia, pero yo opino lo contrario, cómo va a ser malo si la persona tiene a todos los santos ahí para recibir esa fuerza desde lo alto; deseché su comentario y continúo con estas prácticas que son tan viejas como mis antepasados y me han librado de todo”.

En un día se pueden atender más de 40 personas en este lugar, donde se compran todo tipo de artículos: jabones, lociones, spray, champú, collares, dijes, figuras, cordones y elementos para realizar diversas prácticas que aseguran ayudarán a las personas a alejar malos espíritus y energías, incluso para personas que buscan la protección de energías sobrenaturales.

Más allá de la fe y la creencia, se adopta como parte de estilo de vida realizar estas prácticas, “se actúa por inercia”, aseguró don Martin, quien después de alejar todo tipo de energías de su hogar, dijo sentirse solo y desahuciado por la vida, a pesar que de alguna manera lo han protegido y se ha sentido seguro, mantiene un vacío en su vida.

Comenta: “quiero pensar que esta soledad es pasajera, pero cuando me pongo en contacto nuevamente con los rituales de cada mañana desaparece la soledad por un momento, pero ésta llega nuevamente”.

Francisco Cepeda, asesor espiritual católico, expresó que estas prácticas conllevan la perdida de la relación personal con Dios en mayor parte porque se pierde la fe y la comunicación con el Creador que es Todopoderoso. “Para la Iglesia católica la magia es una abominación, ya que rompe con los mandatos de Dios en el primer mandamiento. Amarás a Dios sobre todas las cosas. Sin buscar otros dioses u otras divinidades y estas prácticas rompen con este mandato”, explicó.

El asesor reconoció que los mismos fieles de la Iglesia hacen caso omiso a este mandato, es por esto que se ha comenzado a crear estrategias de comunicación entre los laicos y ministros de la Iglesia para erradicar este tipo de prácticas, que aseguró se han reducido; sin embargo son prácticas que se encuentran muy arraigadas en el municipio.

Caso contrario el de Leonor Velázquez. “Yo puedo asegurarte que estas prácticas no sólo han salvado a mi familia sino a muchas tantas que han sufrido por la violencia en nuestro Mineral, no te digo que es el remedio a todo, pero sí un camino donde muchos encontramos refugio; muchos dicen que es maldito, pero hasta el momento no he conocido otra opción”, aseguró.

No sólo se busca el amor, la paz y la tranquilidad, sino la buena fortuna. El ser millonario, conquistador, atrayente; se busca el sentido de ser y de existir, la bendición en cualquier camino que se emprenda, protección, buena vida, suerte, trabajo, salud, etcétera. Necesidades del ser humano. Necesidades que, al parecer, aunque se practiquen miles de rituales y prácticas cada mañana y noche, tienen algo en común: la búsqueda de la libertad personal.

Los comercios de artículos mágicos son una mezcla de velas de colores, santos, dijes, colguijes, aromas, fragancias que te envuelven en el misticismo del lugar, que sólo dan pie a preguntar ¿qué es lo que realmente quiere el ser humano? La fe y la esperanza pasaron del plano espiritual a lo material y viceversa, lo que es cierto es que estas prácticas se mantienen y continúan siendo parte culturales, que hasta el momento se les sigue atribuyendo ser también parte de caminos por donde van las personas.

*Periodista. El Diario NTR


Deja un comentario