ALAN GABRIEL LOZANO JIMÉNEZ*
ALAN GABRIEL LOZANO JIMÉNEZ*

 

“Iniesta logró el respeto del mundo del futbol y la historia misma le guardó un espacio entre el medio campo y el frente de ataque, de sus pies el mundo del futbol se hizo más grande, cuatro partidos de liga y un mundial nos separan de la marcha de un iconoclasta capaz de dominar los aspectos más importantes del futbol”

 

 

Funambulista, etéreo, mágico, con calvicie prematura y con aquel concepto clave del futbol que los catalanes conocen como “saviesa”, Andrés Iniesta anunció su marcha al futbol chino, una de las piezas más importantes de aquel histórico sextete y sobre todo a nivel de selecciones de aquel triplete seguido de Euro-Mundial-Euro, renovado de por vida por el club que lo debutó; Iniesta decidió marcharse a China, el destino más lejano del Camp Nou, su última cita en Rusia será su despedida, se alejará por pedazos y se apagará la última luz de aquella España fantástica; al marcharse Xavi la responsabilidad de cubrir hueco a hueco el medio campo español recayó en sus hombros, sin él, aquella copa del mundo ganada en Sudáfrica no hubiese existido, sin él un estilo de ser y hacer hubiese quedado en el recuerdo y no se hubiese logrado transmitir de generación en generación creando un estilo que ha dominado el futbol mundial en la última década.

Silente, sensato, maduro, reflexivo, Iniesta logró el respeto del mundo del futbol y la historia misma le guardó un espacio entre el medio campo y el frente de ataque, de sus pies el mundo del futbol se hizo más grande, cuatro partidos de liga y un mundial nos separan de la marcha de un iconoclasta capaz de dominar los aspectos más importantes del futbol: tiempo y espacio, con él España fue y es dueña del futbol, su marcha hacia China permitirá, que el futbol chino crezca, si desean aprender deberán de verse a la imagen y semejanza de Don Andrés.

El Sr. Iniesta es capaz de tomar el balón y que el mundo pare, vea, escuche y se le permita inventar, por ende, la pelota extrañará a un tipo hedonista al momento de llevarla palmo a palmo; Iniesta logró hacer que un campo de futbol fuera el mejor lugar, se transformó en una entidad que logró que el deporte se promoviera con valores de generosidad, respeto y educación, vitales para la modernidad del futbol.

Predicador y entusiasta, Iniesta tendrá sus últimos minutos en Rusia 2018, después de ellos se alejará su figura hacía el lugar más lejano de la mano del futbol, antes de aquel viaje en búsqueda de paz tendrá la tarea de comandar a una selección que ha visto sus épocas doradas pasar a los pies del mago manchego, ya sea anotando el gol de la final del mundial o el pase preciso y quirúrgico antes de que el balón llegué al centro delantero en turno y termine en gol; Iniesta ha estado predicando con el ejemplo, en los cromos y en la historia, su nombre ha estado implícito en las consecuciones de títulos ya sea a nivel de selección o clubes, su aportación ha sido cuantitativa y sobre todo cualitativa, mientras Andrés intuitivo y genio estaba en un campo de juego la pelota era repartida y dotada de conocimiento, a los pies del cerebro se tejió un estilo y una época, sin él, el mundo del futbol perderá una estrella, pero ganará lucidez y razón.

 

*Historiador deportivo


Deja un comentario