PÉSIMO

Cuentan las malas lenguas, las que lo han visto, oído o tratado, que el jerezano Ismael Solís Mares se convirtió en el más perfecto ejemplo de lo que NO debe ser un funcionario público: altanero, pretencioso, soberbio, considera que los medios son sus enemigos y que a los ciudadanos les “hace el favor” cuando los atiende.

Lástima, dicen, que no vea que su propio jefe, el góber Tello tenga que salir a hacer lo que él no hace, como por ejemplo ir a hablar al Infonavit para ayudar a buscarle solución a los afectados del fraccionamiento Rincón Guadalupano. Así que al mismo tiempo, se convirtió también en uno más de los que no sólo no ayudan al góber… sino que acaban fregándolo.

 

MONIGOTES

Por si usted creía que ya fue mucho ver en campaña a la botarga del antorcho Osvaldo Ávila Tizcareño, buscando la reelección como diputado por el PRI… prepárese, porque nos tienen más sorpresas preparadas en esto que cada vez se parece más a un circo o un programa infantil de los 70.

Sí, porque ahora nos presentan a ¡la botarga de Lyndi Bugarín!, la que también acompaña a la ahora candidata a diputada federal en sus recorridos por los municipios del distrito. Según las lenguas viperinas, aquí nomás se corre un riesgo: que la gente acabe votando por las botargas, porque parecen ser mejores candidatos… que los candidatos.

 

ENVALENTONADO

El tribunal electoral finalmente rindió su resolución, y acabó dándole un zape fenomenal al mismísimo líder formal del PRD en Zacatecas, Arturo Ortiz Méndez, y con él también a todos aquellos candidatos que emanaron del congreso estatal que él armó, entre los cuales iba incluso su señora esposa. ¡Sopas!

Pero la cosa no para ahí, pues con todo y los líos legales que a partir del pleito interino se han generado, ahora el propio inge Ortiz Méndez le echa más leña a la hoguera, pues “invita” al que se quiera ir del partido, a que agarre sus chivas pronto, al cabo él sigue siendo el dueño de lo que queda de la franquicia del PRD. ¿Cómo les quedó el ojo?

 

PURÍSIMO

Pero el que definitivamente dicen que se voló la barda ayer con sus declaraciones (y sus actitudes), fue el ultra–jocoso y ultra–panista Arturo López de Lara, que con toda la campechanía posible advirtió a la gente que se cuide de los que brincan de partido, y que mejor voten por alguien como él, un panista puro, “una especie en extinción”.

Ojalá que lo que sí se extinga sean las actitudes que agarra de político prepotente, como ayer mismo cuando fue a estacionar su camioneta en una plaza donde está prohibido meterse, la Miguel Auza, y encima se le quita lo jocoso y hasta se molesta porque lo cachan con esos devaneos. ¿No que muy puro?


Los comentarios están cerrados.