FELIPE ANDRADE HARO
FELIPE ANDRADE HARO

UN REINO DESLUMBRANTE – Había una vez un Rey medio torpe, pero en el fondo (muy en el fondo) sentía que era buena onda. Esta es una de tantas historias

 

TERCER ACTO (El Rey se sube el teleférico)

ESCENA VI

 

-Rey: Queridos vasallos, hoy les estoy entregando, dentro de mi programa “3000 obras un camino”, un fabuloso teleférico. Nomás no se me apantallen de lo perrón que quedó. Teleférico quiere decir un transporte aéreo construido con cabinas colgantes que se desplazan a través de cables. Lo cambiamos porque el otro rey, que acá entre nos era muy transa, se chingó los cables y puso mecates, por eso no jalaba esta cosa. Así seguimos avanzando en este republicano gobierno.

-Duque de Tarabilla: (entregando dinero, tortas y naranjas a la prole ahí congregada) Aplaudan cabrones, si no, no hay lana ni lonche.

(Se escucha el estruendo de los aplausos y las notas de la marcha del reino).

-Rey: Y ahí no acaba todo. También les ando construyendo una pista de autos chocones y otras para puras bicis.

-Duque de Tarabilla: Más aplausos para el panzón, méndigos.

(La prole comienza a aventar las naranjas al Rey y su comitiva)

-Rey: Ay hijos de Chuponcito, vámonos o estos güeyes nos linchan.

(Se sube la comitiva a una cabina del teleférico. A medio camino se detiene).

-Rey: Y ahora ¿qué jijos pasó? ¿Porque nos detuvimos?

-Duque de Tarabilla: (A través del walkie-talkie, se comunica con el monarca) ¿Quihubo méndigo porque se detuvieron? Por andar tragando tanto, ya no jaló esa madre. Jajajajajaja

-Rey: ¿Quién ha osado decir esas tonterías? ¿Eres tú méndigo Duque?

-Duque de Tarabilla: Aquí 4–5 cambio. Me escucha jefecito, líder, patrón, cambio. No se muera patrón, me hace mucha falta. ¿Cómo está mi reyecito?

-Rey: Pues estoy asustado cabrón, como quieres que esté. Vete en chinga por los de Protección Civil, Bomberos, Cruz Treviño, digo Cruz Roja. Pongan una red abajo. ¡Muévete!

-Duque de Tarabilla: Ya llamamos al 911 pero ni nos pelan, habrán salido a lonchar. Los bomberos dicen que con un aumento salarial se arregla y la red que teníamos usted la vendió hace meses, no se haga. Pero nomás no se muevan porque se cae esa madre.

-Rey: ‘uta madre, creo que ya valí. Por favor que borren mi historial de la web, que quemen mis revistas de las conejitas. Que pasen la lana del banco central a las Islas Caimán. Ahhh y lo más importante: les encargo a mi perro el Sansón y mi caballo El Moreno. Quemen mi credencial de afiliación al partido opositor y las grabaciones con “Ya Saben Quién”. No quiero dejar nada de nada de evidencias.

Duque de Tarabilla: Y acá para su vasallo de oro ¿no va a dejar nada? Todo lo tengo grabado, así que o afloja o lo quemo gacho.

-Rey: Te dejo una buena lana y una casota. Y chin chin si rajas méndigo.

-Duque de Tarabilla: Y para el resto de su corte ¿nada de nada?

-Rey: Que les repartan una generosa cantidad de lana.

-Duque de Tarabilla: (dirigiéndose a los empleados de la compañía de luz) Ya conecten la luz, el panzón ya aflojó. Chingao, lo que hay que hacer para vivir en este reino.

¡DESLÚMBRAME GOBIERNO, DESLÚMBRAME!


Los comentarios están cerrados.