*Rafael Calzada Vázquez
*Rafael Calzada Vázquez

Mientras amanecíamos con las novedades producto de la violencia, en la que perdieran la vida varias personas, entre ellos el hermano del presidente de Fresnillo,  a quienes les enviamos un abrazo solidario ante su dolor,  recibimos con estupor, por las redes sociales una oración de la C. presidente del  Sistema estatal d para el desarrollo integral de la familia,  DIF.

“DIOS te salve maría llena eres de gracia el SEÑOR esta  (sic)  contigo –en este bendito día 13 de mayo en que conmemoramos tu más reciente aparición, te pido protejas a mi patria de la amenaza de una dictadura socialista  y nos des un buen gobernante, te pido por la salud de mi familia y de quienes amo y que dirijas tus dulces ojos y amorosos a los Zacatecanos para que en nosotros germine y viva el amor de CRISTO tu Divino hijo.  Amén”

El artículo 40 de la constitución general establece que es voluntad del pueblo constituirse en una república, federal, democrática, representativa y laica.

La laicidad refiere a la circunstancia o condición de laico o a la defensa  y ejercicio del poder separado entre la sociedad civil y la religiosa (esto más conocido como secularización) mientras que para algunos significa respeto entre Iglesia Católica y Estado, basados en sus propias circunstancias de existencia y constitución,  tiene un fuerte componente filosófico, político, religioso y  social.

La laicidad en México debe entenderse como una neutralidad del Estado en materia religiosa, permitiendo que en lo individual cada uno opte por las razones que sean por tener o no religión y en caso de ser así por la que mejor le acomode.

Aunque parece menor el asunto, a Plutarco Elías Calles y a los fundadores del  Partido Nacional Revolucionario,  les salió muy cara la decisión de sostener un gobierno independiente de la religión (que fue la primera acepción al término de Laicidad del Estado) Recuérdese que se dio un movimiento armado que se conoció como la cristiada, cristerismo y hasta como “Revolución Cristera”.

La palabra viene a cuento, porque fue muy llevada y traída para comentar la “oración por la patria” de la titular del DIF estatal.

En el caso deberíamos realizar y le ruego, desde este espacio al titular de comunicación social de gobierno que salió a aclarar que la Constitución garantiza  la libertad de expresión y de credo,  en clara referencia a que la conducta de la esposa del titular del Ejecutivo estaba en su derecho al hacer pública su “oración”, que nos diga en relación a la Señora Presidente del DIF, si  toma decisiones de las políticas públicas.

Si es así se debe asumir que es parte integral del aparato del gobierno del Estado. Y en consecuencia debe estar obligada por el artículo 40 a asumir su gestión  en forma laica.

Lo que queda por dilucidar es si en su cuenta personal los titulares de áreas del gobierno, pueden opinar lo que les venga en gana, y si esa cuenta “personal” está vinculada o no al ejercicio del poder público. Además también habría que ver si el aparato que usa para twitear, feisbukear y comunicarse en las redes, es propiedad del Estado y si el “tiempo aire” y los “datos” son pagados por el erario. Porque por otro lado está en su libre derecho de opinión.

Por último habría que ver si ese aparato no siendo público (en ese hipotético caso) deba usarlo o no, para emitir simpatías políticas partidarias en medio de una campaña como la actual.

Yo asumo que si es “su” teléfono propio, pagado con sus recursos,  está en su pleno derecho de orar y de hacer proselitismo por quien mejor le convenga.

 

rcalzadav@gmail.com

 

 


Nuestros lectores comentan

  1. Jesús Gaytán Rivas.

    El sincretismo religioso y clara violación del estado laico. En lugar de tener a la Constitución como guía de sus actos al frente del gobierno, tienen oraciones, olvidando lo que protestaron al tomar posesión del cargo público.

    Responder
  2. Esta mujer no conoce la historia, por eso equivoca sus comentarios, debería de contratar un maestro de historia que la asesore

    Responder

Deja un comentario