REFORMA | NTRZACATECAS.COM
REFORMA | NTRZACATECAS.COM

GINEBRA.- La Oficina del Alto Comisionado de la ONU para Derechos Humanos condenó enérgicamente el uso de fuerza letal contra civiles en Gaza que cobraró la vida de 60 personas, incluyendo 6 niños y un trabajador social.

El portavos Rupert Colville denunció que Israel mata de una forma que parece indiscriminada y recordó que querer saltar o dañar una valla fronteriza (la de la Franja de Gaza) no justifica el uso de munición letal.

“Parece que cualquiera puede ser asesinado o herido; mujeres, niños, reporteros, personal de primeros auxilios, si se acercan a más de 700 metros de la valla. Dispararon a un amputado doble, ¿que amenaza es un amputado? Parece bastante claro que se está matando de forma indiscriminada”, aseguró.

“El uso de la fuerza letal debe ser el último recurso, no el primero y debe responder a una amenaza a la vida. El intento de saltar o dañar una valla, o lanzar cocteles molotov no es claramente una amenaza de muerte”, subrayó.

Colville hizo hincapié en que según las Convenciones de Ginebra la fuerza letal sólo se puede utilizar como último recurso, no el primero, y sólo cuando hay una amenaza inmediata para la vida.

A su modo de ver, los intentos de los manifestantes por acercarse a la valla divisoria, los que lanzaban piedras y cocteles molotov, en ningún momento suponían una amenaza real contra la vida de las fuerzas israelíes o su población y por lo tanto no son un motivo suficiente para el uso de armas de fuego , incluyendo francotiradores.

Además acusó que por lo que se ha podido apreciar Israel atacó a los manifestantes desarmados de manera indiscriminada asumiendo que puede ser un blanco cualquiera que se encontrara cerca de la valla divisoria.

“Un intento de acercarse o cruzar o dañar la valla no lleguen a ser una amenaza para la vida y no son motivo suficiente para el uso de armas de fuego”, remarcó.

Por su parte Tarik Jasarevic, portavoz de la OMS habló sobre las pésimas condiciones del sistema de salud en la Franja de Gaza el cual ha sido puesto a prueba para atender a los heridos sin suficientes camas disponibles ni anestesia y otros medicamentos.

Además, las autoridades de Tel Aviv han impedido que heridos de gravedad reciban atención en hospitales israelitas.

El ACNUDH pidió que se lleve a cabo una investigación independiente y transparente sobre todos los casos de muerte y lesiones desde el 30 de marzo. Desde esa fecha 112 palestinos, entre ellos 14 niños, han perdido la vida y miles han resultado heridos.

Además Colville expresó su preocupación por lo que pueda suceder el día de hoy en que los palestinos conmemoran la Nakba (catástrofe, en árabe), en la que se marca el 70 aniversario del desastre que supuso para ellos la creación de Israel y el comienzo de su exilio.

Estamos muy preocupados por lo que pueda suceder hoy – un día emotivo para todas las partes, concluyó Colville instando a la máxima moderación. “Suficiente es suficiente”, llamó el Alto Comsionado.

 


Los comentarios están cerrados.