CUQUIS HERNÁNDEZ / LETICIA MONTAÑEZ | NTRZACATECAS.COM
CUQUIS HERNÁNDEZ / LETICIA MONTAÑEZ | NTRZACATECAS.COM

SOMBRERETE. El presidente municipal, Ignacio Castrejón Valdez, es “un ratero profesional”, según lo calificó el contralor Jorge Armando Velázquez Vacio, después de informar la manera en que el alcalde se beneficia con la contratación de la obra pública municipal.

Al resaltar que éste “es un asunto más de ética que de legalidad”, declaró que el presidente municipal, quien aspira a continuar por tres años más en la administración, no tiene que cometer un delito para beneficiarse de la venta de los productos que ofrece su empresa Grupo Cavi.

Según la página de Internet de Grupo Cavi, la empresa se dedica al sector de la construcción y mantenimiento de minas que oferta, además de materiales, la asesoría de arquitectos, ingenieros civiles, industriales y técnicos “dispuestos a realizar su trabajo con la mejor calidad posible”.

De acuerdo con el contralor, toda empresa a la que el ayuntamiento asigna obra pública, particularmente para pavimentaciones de calles, “tiene como principal proveedor a Grupo Cavi, que igual renta camiones, o los llamados trompos, u otro tipo de maquinaria de la que se puede constatar la propiedad de Cavi, por los logotipos”.

Sin embargo, Ignacio Castrejón no incurre, ante los ojos de las autoridades de fiscalización, en irregularidades, ya que las empresas contratadas para las obras, “están en la legalidad de contratar o comprar el material en la empresa de su preferencia”.

El contralor afirmó que el alcalde “en definitiva es un ratero profesional, no es cualquier malandro” después de detallar que, al cumplir su papel como auditor municipal, llevó el tema de la venta de bienes y servicios de Grupo Cavi ante la Secretaría de la Función Pública (SFP) y la Auditoría Superior del Estado (ASE), organismos que determinaron que “no hay delito”, ya que las empresas “lo están contratando a él; él no se contrata directamente” por tanto, enfatizó el contralor, “es un asunto más de ética que de legalidad”.

De acuerdo con la revisión hecha por Velázquez Vacio, el presidente municipal ofrece, por medio de su empresa, “los mejores precios y calidad en los materiales y servicios”, y bajo ese argumento, le compran los insumos.

El contralor insistió en que las empresas que ganan las licitaciones de obra, están en la legalidad de contratar o comprar el material a la empresa de su preferencia “y ahí no hay delito […] porque no hay un contrato como tal, asignado a Grupo Cavi”.

Lo anterior se puede constatar en los portales del Instituto Zacatecano de Transparencia y Acceso a la Información (Izai) o de la ASE, dependiendo del procedimiento de asignación de obra.

Al respecto, el funcionario refirió a las constructoras que trabajan de esta forma cuando se les otorga alguna obra licitada por el ayuntamiento como: Percai, Juper, Charco Blanco, Construcciones Civiles Órganos, Chicuani y Gabriel Hidalgo, “todas tuvieron asignación de obra para la pavimentación de calles”.

Finalmente, el contralor insistió en que expuso este problema en varias reuniones con las instancias involucradas en la fiscalización, “analizaron el tema, pero llegaron a la conclusión de que lamentablemente es legal, es válido, ético no”, porque los constructores deciden comprarle a él, por la experiencia que tienen en concretos y la maquinaria, “los estándares de calidad los cumplen, de ahí su falta de ética y profesionalismo”.


Los comentarios están cerrados.