Jenny González Arenas
Jenny González Arenas

Pocos conocemos por qué cada 23 de mayo se conmemora el Día del Estudiante. Pareciera otro motivo más para hacer una fiesta o pretexto para que los políticos se acerquen a los jóvenes por medio de una celebración para tratar de conseguir el voto por ser buena onda, y no por las propuestas que presentan.

Un poco de historia a nadie hace daño, probablemente nos sirva para reflexionar y reivindicar esta conmemoración, ya que en México, el 23 de mayo fue decretado como Día del Estudiante, porque en el año de 1929 fueron los estudiantes organizados quienes alzaron su voz para que el gobierno de aquella época atendiera sus demandas, entre otras, la autonomía universitaria. No se trató de un movimiento de generación espontánea, fueron diversos factores los que llevaron a los alumnos a manifestarse de diversas formas, en la entonces Universidad Nacional de México, que se regía por su Ley Constitutiva, y que era dirigida por Ministro de Instrucción Pública, y contaba con un rector y un Consejo Universitario.

Las autoridades universitarias no gozaban de autonomía, pero eso no limitó la capacidad de organización de los estudiantes, quienes fueron organizándose paulatinamente, llevando a cabo eventos que poco a poco fortalecieron el sentido de identidad y pertenencia del sector estudiantil.

Algunas reformas a la escuela nacional preparatoria y en la escuela de derecho motivaron el descontento del alumnado, lo que dio origen a huelgas y manifestaciones. El 23 de mayo de 1929, uno de los líderes del movimiento, perteneciente a la carrera de Derecho fue detenido. Al día siguiente, una marcha que congregaría a una gran cantidad de alumnos, presionó a las autoridades para pronunciarse de una manera muy singular: No accederán a las peticiones de los estudiantes, por el contrario, dotarán de autonomía a la Universidad para que todos esos problemas sean resueltos por las autoridades universitarias y no por el Estado.

En junio de aquel año, la Universidad Nacional de México adquiere su autonomía, y ahora la conocemos como la Universidad Nacional Autónoma de México.

El papel de los estudiantes es de vital importancia en la vida de la Universidad pública y autónoma, por ello, es que el 23 de mayo es un día para conmemorar esa lucha que los estudiantes en aquel  entonces dieron para que los estudiantes de ahora puedan gozar de educación pública a nivel superior, con autonomía, libertad de cátedra y pensamiento crítico.

Sirvan estas fechas no sólo para organizar una fiesta para los alumnos, sino para recordarles la gran responsabilidad que llevan sobre sus hombros, porque no se trata simplemente de asistir a clases y cumplir con las horas que tienen programadas en su horario, sino de un verdadero compromiso con su propia formación, pero también con la sociedad que los está formando, que los está educando, que está pagando sus impuestos para que las Universidades Públicas puedan albergar en sus aulas a una buena parte de la juventud que busca mejorar sus alternativas y oportunidades de acceder a una vida mejor.

Los estudiantes de ahora, más allá de festejar en el significado del Día del Estudiante, deberían reflexionar porqué ese día y cuál es el verdadero significado de esa celebración, probablemente así cambiaríamos la tambora y la fiesta por un evento cultural o académico organizado por los estudiantes y para los estudiantes, porque si fueron capaces en aquellos años de luchar por la autonomía universitaria, no dudo, al contrario, tengo la certeza que los estudiantes de ahora tienen la capacidad de tomar sus propias decisiones, organizar eventos académicos y culturales, fomentar las actividades que mejoren su entorno formativo y exigir a las autoridades condiciones dignas para poder estudiar y, de alguna manera, retribuir a la sociedad.


Nuestros lectores comentan

  1. diogenes el cinico ... lampareado...otra vez

    Jenny excelente vuestro punto de vista, los que depositamos un granito de arena en los avances de la educacion superior hoy nos sentimos derrotados por esta juventud apagada en Fresnillo logramos ese grupito hacerle frente a un presidentillo municipal que la familia tenia ferreterias y mueblerias hoy grandes empresarios, logramos crear la Preparatoria numero 3, exigiamos, estabamos unidos, estabamos dispuestos, nadie nos manipulaba, teniamos conciencia civica y educativa, hasta lograbamos que se nos dieran siertas ventajas como estudiantes, 50% de descuentos en pasajes, hasta en eventos como los cines, NO MENDIGABAMOS, sino que negociabamos, HOY, estudiantes adormilados, incapaces, tasiturnos, sin ideologias futuristas, estudian como automatas, a nosotros nos daba verguenza tener calificaciones bajas, nos esforzabamos, no nos importaba presentar examen para la Universidad, algunos como su servidor logramos entrar a la UNAM, a nuestro Estado de Zacatecas y Fresnillo, se nos respetaba muchisimo por ser estudiantes de excelencia, porque en Fresnillo veniamos de la SECUNDARIA BENITO JUAREZ incorporando matutina, vespertina noctura y preparatoria, todos unidos eramos una familia de grandes valores, contabamos con maestros que tenian grandes valores y eticas con sus fallas pero al fin educadores con estigmas verdaderos, HOY, maestros de probeta, de escritorios, buscando sus propios deseos personales, no impulsan a sus estudiantes a la batalla del mercado competitivo laboral, no los capacitan, no forman lideres, no hay apego a su escuela, no hay respeto entre educandos, (noviecitos y noviecitas, pachangas a todo vapor) ni siquiera tienen formado una idea de su propio futuro, o bien planes de desarrollo, cuando a nosotros nos costaba miles de trabas porque era escaso el estudio y todos eramos clase media trabajadora, hoy hay demasiadas oportunidades para desarrollarse, hasta becarios existen, antes con nuestras propias uñas y empuje lo lograbamos, con nuestras mejores calificaciones lograbamos que se nos diera un contratillo en la Minera de Fresnillo, para contar con dinero extra, y nos auxiliara en nuestras necesidades, teniamos ilusiones planes, hoy muchos contamos con esa satisfaccion propia y hemos heredado a nuestra familia ese privilegio de la lucha por la vida, por ello se requiere voltear al pasado, retomar lo perdido, buscar las eticas y morales que hemos perdido por gobernantes confundidos que para todos esos politicuchos creen que todo se llama “democracia” y se han ido perdiendo lo mas elemental los valores familiares y las eticas sociales, no en vano mi padre me decia
    : “la educacion se mama, la preparacion se estudia”.- “pueblo maldito aquel que le haga caso al que solo se dedico a crear marranos y luego con su dialectica se convierte en presidente, su legado sera pobredumbre”. que razon tenia, carajo. punto. ¡Feliciades JENNY.!