KAREN CALDERÓN/NTRZACATECAS.COM
KAREN CALDERÓN/NTRZACATECAS.COM

ZACATECAS.- El estrés es una respuesta biológica ante una amenaza, que afecta la liberación de cortisol y testosterona, por ello, la sexualidad de las personas se ve afectada.

Así lo dio a conocer Enrique Hernández Arteaga, candidato a doctor por la Universidad Autónoma de Guadalajara, dentro de la conferencia Estrés y sexualidad, realizada en el marco del tercer Encuentro de Investigadores Perspectivas de Investigación en Psicología.

El estrés, considerada la enfermedad del siglo 21, afecta distintos ámbitos de la vida de las personas, uno de ellos, la sexualidad, sin que las personas se den cuenta de este daño.

Al respecto, el especialista mencionó que existen dos momentos críticos del desarrollo cerebral, el primero, en la etapa fetal, por la presencia de estrés en la madre.

La adolescencia es el segundo periodo crítico en la maduración sexual, dependiente de la testosterona; sin embargo, el estrés disminuye la liberación de esta hormona y afecta el proceso de maduración sexual.

“Cuando se tiene estrés en edades tempranas, este puede afectar la vida adulta y la sexualidad, es decir, no se quiere tener una interacción sexual, acción que gira en una vida en pareja”, sentenció.

Hernández Arteaga agregó que distintos eventos causan estrés, como el trabajo y las relaciones personales, elementos que afectan de manera considerable la sexualidad.

El estrés tendría efectos negativos en la vida cotidiana de las personas, pero se detona al momento de querer ejercer su sexualidad, concluyó.


Los comentarios están cerrados.