MARLENE LUNA | NTRZACATECAS.COM
MARLENE LUNA | NTRZACATECAS.COM

FRESNILLO. En la comunidad Noria de Linares, al menos una decena de niños está obligado a dejar sus estudios para ayudar a sus familias en la plantación de chile mirasol, pues sus familias carecen de los recursos para pagar peones que realicen este trabajo.

Aun cuando en esta actividad participan todos los integrantes de la familia, son los menores de entre 9 y 16 años quienes más se ven afectados al tener que abandonar sus estudios durante esta temporada de siembra.

Se estima que en esta comunidad son alrededor de 20 menores quienes dejan sus estudios y cursan entre primaria y secundaria.

El conflicto nace debido a que las familias dedicadas a la comercialización de esta variedad de pimiento invierten todos sus ahorros para la compra de los fertilizantes, lo que imposibilita enviar a sus hijos a la escuela, tanto por la falta de recursos como por la ausencia de trabajadores.

Sin embargo, estas familias realizan estas plantaciones sin tener la certeza de que contarán con una buena cosecha, debido a que dependen totalmente del temporal y de no lograrlo corren el riesgo de perder el patrimonio familiar.

Tal es el caso de las familias Ruedas Contreras y Flores Chihuahua, de esta localidad, quienes invirtieron alrededor de 20 mil pesos en las plantas de chile mirasol.

José Manuel preparó la tierra para que su familia sembrara más de 10 mil plantas de chile y con ello se espera tener una producción de más de dos toneladas, si el clima no dispone otra cosa.

Lamentó que para lograr esta producción sus hijos menores tengan que abandonar sus estudios, “pero no tenemos otra opción, de otra forma perderíamos la poca tierra que tenemos si no logramos hacer una buena cosecha”.

A la par del chile mirasol, los menores también participan en la siembra de frijol negro y flor de junio, así como maíz, lo que provoca que los menores abandonen sus estudios durante los últimos meses del ciclo escolar y, en muchas ocasiones, no puedan retomarlos.

“No se tiene para comer y lo poco que hay es para invertirlo y para darle una vida mejor a la familia”, expuso José Manuel, quien también es productor y está obligado, ante la falta de dinero, a llevar a sus hijos a que le ayuden en las labores del campo.

Esto porque su prioridad es que la tierra produzca y no se eche a perder, “porque así ha sido de generación en generación”, dijo José Manuel.


Nuestros lectores comentan

  1. Vicente Loera Mier

    Esta accion se mira que no es correcto , pero analizando bien las cosas , asi como el profesor toma sus vacaciones en las cuales afecta el estudio de los ninos , malo seria que en todo el curso en el cual debe estar estudiando los ninos eso si para mi no es correcto , cuanto es el tiempo que les toma hacer esta clase de trabajo ?