La mayor desgracia de Zacatecas proviene de su clase política, siempre tan acomodaticia.


Nuestros lectores comentan