ALBERTO MORONES/NTRZACATECAS.COM
ALBERTO MORONES/NTRZACATECAS.COM

ZACATECAS.- La violencia, el tráfico de drogas y de personas, la explotación de recursos naturales, así como la falta de alimento representan la barbarie del siglo 21, sentenció Luis Arizmendi Rosales, director de la revista Mundo Siglo XXI del Instituto Politécnico Nacional (IPN), en su conferencia magistral Marx: peligros de la barbarie y desafíos de la modernidad.

Dentro del sexto Congreso Latinoamericano de Ciencias Sociales que realiza la Universidad Autónoma de Zacatecas (UAZ) y tiene como eje central el pensamiento marxista que se refleja en el capitalismo de la actualidad, Arizmendi Rosales destacó que años atrás se escuchaba el problema que existía en atención al tema de una crisis económica para múltiples países; sin embargo, ahora este tema se suma a una lista de crisis como la alimentaria, la ambiental y la geopolítica bélica y nuclear más amenazante.

“Tan sólo la crisis alimentaria por la que atravesamos contabiliza al momento más de 300 millones de muertos por causas asociadas a la pobreza extrema, un impacto del hambre equivalente a 600 por ciento del daño creado en la Segunda Guerra mundial donde se tuvo 50 millones de muertos”, mencionó.

El ponente destacó que México tiene una configuración más amenazante en la historia del capitalismo a nivel mundial, ya que sufre de tres configuraciones de acumulación por desposesión agresiva, de salario nacional y de subordinación global en los recursos naturales.

“Le hemos llamado capitalismo necropolítico, una acumulación basada en la renta criminal, a través del tributo por circulación de personas, mercancía, mercadeo de drogas, niños, armas. Todo esto junto trae retos complejos, no se puede salir de la economía criminal”, sentenció.

Enfatizó que para recuperar la soberanía nacional y avanzar en los ejes que más se han desvalorado, es necesario implementar una política de desarrollo estratégico, con visión a corto, mediano y largo plazo, como una clave para la transición de un México en paz.

“Debemos impugnar la relación capitalismo-crisis barbarie, así iremos propulsando las viabilidades para una modernidad alternativa y mejor”, concluyó.


Los comentarios están cerrados.