ALBERTO MORONES/NTRZACATECAS.COM
ALBERTO MORONES/NTRZACATECAS.COM

ZACATECAS.- “La esperanza y las posibilidades de dar un mejor futuro a mi familia me mueven”, expresó Marvin, un joven hondureño de 28 años que intenta, por segunda vez, cruzar la frontera norte para buscar mejores opciones de vida en Estados Unidos.

El joven centroamericano expuso que su travesía comenzó hace semanas, después de tomar un camión desde Honduras hacia Chiapas y ahí colarse a un vagón del tren donde viajó por siete días en distintas ciudades hasta llegar a Zacatecas.

Comentó que el trayecto lo inició con un compañero y se detuvieron en Zacatecas para recolectar dinero, ya que se agotó con el que viajaban, además de hacer tiempo, pues su esposa y su hijo cruzarán con él, y su punto de reunión fue Zacatecas.

Marvin aceptó que emprender el viaje le ha generado un profundo miedo, más en esta ocasión que su familia también viaja, pues se enfrentan a varios peligros como estafas, abusos, además de la policía migratoria, que esta ocasión en Tierra Blanca, Veracruz, varios de los migrantes con quienes viajaba fueron detenidos.

“Llegan bravos, sólo para querer bajar a uno del tren y regresarlo a su país. Sí me da miedo que me regresen porque en nuestro país no hay nada. Me vine por el golpe de estado. Todos los días salen más de 100 personas migrantes en Honduras, pero hay bastantes migrantes. Vemos a gente de Nicaragua, Salvador, Guatemala, Belice, y de México, de Tapachula, Chiapas y Tabasco. Aún tengo miedo de lo que continua del viaje”, expresó.

El año pasado, por primera vez cruzó; a pesar de ello, a los 22 días fue detenido y 15 días más después deportado y fichado, por lo que esta vez el riesgo es mayor, pues de ser deportado se le podría encerrar de seis meses a un año en prisión.

“Uno por la familia hace cualquier cosa, con tal de estar bien y que estén bien. Hay que sacrificarse, el precio lo vale. Y es más, de volverme a agarrar, lo seguiría haciendo (intentar cruzar) porque la situación en Honduras es terrible”, puntualizó.

La ruta trazada para su objetivo comprende tomar de nueva cuenta el tren con dirección a Saltillo, Coahuila, dirigirse a Piedras Negras y ahí hacer el cruce al país vecino, entrando por Texas.

En su país natal Marvin se dedicaba a la albañilería, por lo que su plan es buscar un trabajo en la construcción.

“En Estados Unidos hay bastante trabajo de esto. Teniendo trabajo uno está tranquilo en casa con los hijos, pero si no hay, no ha de faltar. Seguro hay más opciones con mejores sueldos que Honduras”, reiteró.


Los comentarios están cerrados.