GUILLERMINA MIRANDA / FLORENCIA SÁNCHEZ / LETICIA MONTAÑEZ | NTRZACATECAS.COM
GUILLERMINA MIRANDA / FLORENCIA SÁNCHEZ / LETICIA MONTAÑEZ | NTRZACATECAS.COM

La falta de mantenimiento y el abandono son la constante de las plantas tratadoras de agua en la región sur del estado, el principal motivo la falta de planeación económica para su operación y mantenimiento.

De esta manera, en las plantas tratadoras de Jerez de García Salinas, Atolinga, Benito Juárez, Teúl de Gonzales Ortega, Sombrerete, Saín Alto, Jiménez del Teul y Chalchihuites se reportaron deficiencias en los sistemas de operación.

En Jerez de García Salinas la planta tiene fallas en los procesos para la limpieza de las aguas residuales. Alejandro Girón Enríquez, director del Sistema Municipal de Agua Potable y Alcantarillado de Jerez (Simapaj), confirmó que la planta opera a 55 por ciento de su capacidad.

Asimismo, explicó que se requiere un estudio de reingeniería por parte de la Secretaría de Agua y Medio Ambiente (SAMA), que se solicitó desde el año pasado y del que hasta el momento no hay respuesta.

Agregó que derivado de que la planta no opera en su totalidad, corren el riesgo de ser multados por no prestar el servicio de manera adecuada.

Durante una visita de NTR Medios de Comunicación a la planta tratadora, se constató que el sistema de lodo activado no opera, ya que las áreas donde se captaban las aguas para tratarlas están vacías, por lo que se retomó la vía de lagunas de oxidación, técnica que se utilizaba antes de poner en marcha la planta tratadora.

El director del Simapa del Teúl de Gonzales Ortega, Miguel Castañeda Robles, informó que la planta no trabaja a toda su capacidad que es de hasta 12 litros por segundo, ya que actualmente brinda un servicio de entre cuatro y ocho litros de aguas residuales por segundo, y no se ha logrado que la planta cumpla en su totalidad con los procesos de limpieza del agua.

En Atolinga, la planta de aguas residuales instalada en 2009 nunca funcionó, por lo que quedó abandonada, sin que a la fecha exista algún proyecto para su rehabilitación.

La planta tratadora de aguas residuales de Florencia de Benito Juárez, sólo trabaja a 30 por ciento de su capacidad porque no opera de manera regular.

Esta determinación se tomó debido a que el flujo que recibe está por debajo de la capacidad instalada, que es de seis litros por segundo, y esto se sigue por recomendación de la SAMA, explicó el secretario municipal, Hernán Correa Cortez.

Agregó que esta planta fue diseñada para otro tipo de terreno y resulta que los niveles no coincidieron porque fue colocada en otro predio que tenía una pendiente diferente, además “no se instaló una membrana de manera correcta, lo que provoca que el agua no procese de buena manera”.

La planta tratadora de Sombrerete no funciona al 100 por ciento desde hace 5 meses por la falta de mantenimiento, pues desde hace año y medio dejó de recibir 150 mil pesos mensuales de la federación, aseveró el presidente municipal, Ignacio Castrejón Valdez.

En Sain Alto, desde hace 5 años, se encuentra en operación la planta, pero las aguas tratadas y los lodos no son reutilizados. Además desde hace año y medio no reciben el apoyo de 250 mil pesos que se destinaba para el mantenimiento y operación, informó el encargado de la planta, Víctor Manuel Longoria Márquez.

En Chalchihuite, en 2013 se instaló la planta tratadora de aguas residuales con una inversión de 15 millones de pesos, costeada por la empresa minera Fisrt Magestic, además se firmó un convenio con el ayuntamiento donde éste sería el responsable de la operación y mantenimiento.

En Jiménez del Teul no hay dinero para poner en marcha el proyecto de la planta, por lo que funciona sólo para descarga o colecta de aguas residuales, informó el auxiliar del Departamento de Obras públicas, Juan Fernández Téllez.

Finalmente, agregó que tienen dos depósitos, de modo que uno se cierra y el otro se descarga al arroyo, pero no reciben ningún tratamiento para su limpieza.


Nuestros lectores comentan