MIRIAM SERRANO | NTRZACATECAS.COM
MIRIAM SERRANO | NTRZACATECAS.COM

GUADALUPE. Ejidatarios de Guadalupe denunciaron que desde que se habilitó la planta tratadora de Osiris, sus parcelas se ven severamente dañadas en tiempo de lluvias, pues los colectores resultan insuficientes y el agua residual se desborda, por lo que inunda y contamina los sembradíos. Señalaron como pérdida total sus cosechas.

Durante un recorrido realizado por NTR Medios de Comunicación en el ejido de Zóquite se constató que sembradíos de zanahoria, ajo, chile de árbol y alfalfa resultaron inundados luego de que las aguas residuales que, de acuerdo con las autoridades siguen el cauce hacia la planta tratadora de Osiris, se desbordaran.

Manuel Robledo, productor, precisó que desde que se construyó la planta tratadora, en tiempo de lluvias algunos de los colectores se obstruyen con basura o por la presión del agua las tapas truenan, o bien, algunos tubos se rompen y ello provoca el brote de agua residual, misma que va a parar a las hectáreas de siembra, provocando pérdidas.

Por lo anterior los ejidatarios enviaron un oficio a varias autoridades del orden municipal, estatal y federal, ya que, debido a las últimas lluvias registradas esta semana, perdieron toda su cosecha.

El oficio fue dirigido al titular de la Junta Intermunicipal de Alcantarillado y Agua Potable (JIAPAZ), Benjamín de León Mojarro y al delegado de la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural y Pesca (Sagarpa) Roberto Luévano Silva, así como al presidente municipal de Guadalupe, Samuel Ezequiel Díaz Soto, con el objetivo de que se resuelva este problema, así como solicitar apoyo para recuperar algo de todo lo perdido.

Moisés Rosales, quien siembra ajo y zanahoria se detuvo unos instantes frente a la parcela donde se encontraban sembrados los ajos, calló unos segundos, suspiró y señaló que ahí se le fueron todos sus ahorros, “nueve meses de espera se los llevó el agua, los ajos ya no sirven”.

El ambiente está impregnado por el olor que desprenden las aguas negras, mezclado con el aroma del ajo y la zanahoria “camotitos que se pudrirán en cuanto salga el sol luego de inundarse con tanta agua” refirió Manuel Robledo, quien también perdió toda su cosecha.

Los afectados coincidieron en la afectación que padecen desde que se echó a andar la planta tratadora de Osiris, pues antes de ésta el caudal destinado para las aguas negras que fue inaugurado en el año 2000 muy pocas veces se desbordó.

Por tanto, con la planta tratadora crearon nuevos caudales para llevar el agua residual a estas instalaciones, pero cuando llueve, además de que la planta deja de funcionar por la falta de capacidad ante tanta agua, ésta busca su cauce, por lo que se desborda, inunda y contamina las parcelas del ejido de Zóquite.

Asimismo, afirmaron que tuvieron varias reuniones con personal de la JIAPAZ, quienes acudieron para verificar la situación y siempre se van con la promesa de que resolverán el problema del desborde de agua, “pero jamás regresan”, acotaron.


Los comentarios están cerrados.