CACICAZO

Desde los pasillos de la Universidad Pedagógica Nacional, vierten en este frasco de veneno que Víctor Fernández, El Grande, está convertido en un verdadero cacique con años de estar “en la sombra” dentro de la UPN, pero sobre todo manipulando gente desde la CNTE, medrando con su posición y haciendo lo que le viene en gana.

Desde su búnker, dicen, quitaba, ponía y manipulaba directores a su antojo e interés… hasta que la actual directora, Teresa Cabral, se le rebeló. Lo más curioso, dicen, es cómo anda de “veleto” el Grande, y ahora dizque cobijado por el Peje López Obrador, pretende también hacer de la UPN botín político morenazo, pero hay quien no se va a dejar.

 

ZAPATEADO

Dicen que en las lides de la guerra y el amor todo se vale, y parece que el famosísimo antorcho Osvaldo Ávila Tiscareño ya le agarró el hilo al adagio, así que para supuestamente “amarrar” su preferencia electoral, dicen que ya agarró también algunas mañas de las que antes criticaba desde Antorcha Campesina, pero que bien aprovechaba con su gente.

Cuentan los lenguas largas que, de unos días para acá, Ávila Tiscareño anda como repartidor de tienda abonera, entregando a diestra y siniestra ¡zapatos para convencer a la gente que voten por él! Haiga sido como haiga sido, dicen los chismosos que hay más de tres que usarían los zapatos nuevos no para ir a votar, sino para darle un patada en… allá.

 

VA–DE–NUEZ

Con toda la pena del mundo, dicen que dijo, la espiritual diputada mejor conocida también como #LadyTrump, Iris Aguirre, jura y perjura que los reconocimientos que traían un error en su redacción, y que serían entregados a varios cronistas locales en virtud de sus logros, se mandaron a hacer de nuevo ya corregidos… pero es hora que no los acaba de entregar.

Llevan, efectivamente, cerca de un mes esperando los cronistas que faltan de recibirlo, y ya muchos se preguntan cómo es posible que todavía no los acaben; o no supo la diputada escoger bien a su proveedor, o de plano parece que ni le interesa porque tiene cosas más importantes en qué ocuparse, dicen en el Congreso.

 

CONTENTOTE

En Fresnillo, tierra de milagros y milagreros, cuentan las malas lenguas que se están divirtiendo bastante con los pleitos de todos los días de priístas contra priístas (léase Benjas Medrano contra Pepe Haro, por ejemplo), o de priístas contra Verdes, o de mineros contra mineros… y aquello ya es una comedia de nunca acabar.

Pero el más contento de todo el asunto, asegura medio mundo en El Mineral, es uno que nomás ve de lejecitos cómo sus adversarios se ponen zancadillas los unos a los otros, y él ni suda ni se acongoja: el morenazo Saúl Monreal, quien además, hasta parece agradecer que entre todos le estén “haciendo” la campaña.


Los comentarios están cerrados.