FELIPE ANDRADE HARO
FELIPE ANDRADE HARO

ELECCIONES Y FUTBOL – A estas horas, ya sabemos quién ganó la elección presidencial y tenemos tendencias sobre la integración del Congreso de la Unión. De igual manera, ya sabremos cuáles son los ayuntamientos gobernados por los distintos partidos en Zacatecas, así como la composición de la legislatura. En resumen: ya tendremos resultados preliminares de un proceso electoral histórico, pero plagado de las mismas irregularidades que vivimos los mexicanos durante décadas.

En el futbol, ahora que se vive el mundial organizado por el consorcio privado llamado FIFA, se alimentó el concepto de FairPlay (Juego Limpio) utilizado para “desempatar” la clasificación en la primera ronda. O sea, si dos equipos de futbol están empatados en puntos, goles a favor y en contra, el equipo que pasa a la siguiente fase es el que tiene menos tarjetas de amonestación (lo que sucedió entre Japón y Senegal). Aquí, en las elecciones, el “Juego Limpio” simplemente no existe, es un sueño.

Lo vimos con la incesante “Guerra Sucia” contra diversos candidatos, principalmente para denostar al candidato de Morena, ANDRÉS MANUEL LÓPEZ OBRADOR. Desde el comienzo del proceso electoral se adivinó que todos se lanzarían en jauría para estar chingue y chingue a AMLO con frases trilladas como: “Mesías Tropical”, “Populista”, “Comunista”, “Chavista”, etc. Bueno, hasta hubo quien le endilgó estar apoyado por el oro soviético. Y todo ese odio se multiplicó en las redes sociales, con mensajes verdaderamente estúpidos (“Está loco”, “Es un anciano decrépito”, “Nos va a llevar a la ruina”, “Va a nacionalizar todo”, “Es un ignorante”, “Se tardó 14 años en terminar sus estudios”, y así por el estilacho).

Hoy sábado 30 de junio, cuando escribo estas líneas, a un día de la elección, vomito los comentarios de la fauna que se atreve a seguir subiendo tonterías a sus redes sociales (principalmente Facebook). Parecen mozuelos haciendo travesuras, pero en el fondo, siguen destilando odio en contra de un mexicano que (con sus errores y defectos, propios de todo ser humano) tiene el legítimo derecho a conducir los destinos del país, en el marco de las disposiciones constitucionales y legales. Nadie está pensando en apoyar a un dictador, nelson, nadie está pensando en apoyar un proyecto que restrinja los derechos y libertades que se han conseguido a base de luchas durante decenios. Sencillamente los mexicanos decidieron apoyar un proyecto diferente, al que nos impusieron las oligarquías.

No tenemos por qué asustarnos, ni salir con la tontería que algunos publican: “Si gana AMLO me voy del país”. No mameyes que son papayas. Si muchos pensáramos así, hace años que nos hubiéramos asilado en otro país, con los pinches gobiernos que nos tocaron del PRI y del PAN. México despertó y dijo: “¡Ya basta!” y decidió apoyar un proyecto de sociedad diferente, inclusivo, respetuoso de la ley, plural y tolerante. Los gobiernos son, en esencia, la representación de los pueblos. Si un pueblo es sumiso, tendrá un gobierno intolerante. Si un pueblo es guerrero, tendrá un gobierno a su servicio. Porque quienes vivimos los gobiernos prianistas, simplemente estamos hasta la madre, de la forma en que se llenaron las bolsas de dinero mal habido (de los recursos públicos), de instituciones cómplices de la corrupción, de una cultura política parroquial que nos ha dividido en mexicanos de primera, segunda y tercera clase. El pueblo dijo basta del desprecio clasista y nos convoca a organizarnos para transformar el sistema político, económico y social.

Se equivocan quienes piensan que sólo estamos estirando la mano para que el “gobierno” nos mantenga; ni madres, somos un pueblo trabajador dispuesto a poner nuestro granito de arena para convertir al país en un espacio para todos. Así que no se aceleren. Si en las elecciones se pasaron de lanza, en la construcción del nuevo México estamos obligados a JUGAR LIMPIO. Déjense de pendejadas y cada uno a darle desde su trinchera. Y si usted, AMLO, es presidente, sólo recuerde que el pueblo lo puso y el pueblo lo quita.

¡POR UN NUEVO MÉXICO, A CHINGARLE TODOS COMO UNO SOLO!


Los comentarios están cerrados.