René Fernando Lara Cervantes
René Fernando Lara Cervantes

Las campañas electorales, ese evento que en muchas ocasiones es motivo de malos humores entre discursos, promesas y descalificaciones, están llegando a su fin. El próximo domingo se llevarán a cabo los comicios más grandes y costosos del país,  cuyo legado será la renovación de 3 mil 226 cargos, entre los que se incluyen la presidencia de la república, senadores, diputados, algunas gubernaturas, presidencias municipales y congresos locales. En este sentido, hay que destacar un aspecto importante y poco discutido en materia electoral, el cual es el aumento en la generación de residuos por la propaganda política que termina como desecho, mejor conocida como basura electoral, y cuya cantidad puede crecer de forma considerable al contar los partidos políticos en estas campañas con un presupuesto histórico aprobado por el Instituto Nacional Electoral (INE), con un valor de 2 mil 148 millones de pesos. Es posible que la difusión en medios electrónicos contribuya a la reducción de los volúmenes de basura electoral, no obstante la difusión en las calles sigue formando parte importante del gasto de los partidos políticos. Por ejemplo, Animal Político refirió que los candidatos presidenciales, a lo largo de sus campañas, gastaron 106 millones 277 mil 182 pesos en publicidad en medios electrónicos, lo que lo se vuelve el primer gasto mayor de campaña, seguido por la propaganda repartida en la vía pública.

Lo anterior, tiene un impacto tangible en el aumento de los volúmenes de basura como en la delegación Benito Juárez, ubicada en la capital del país, donde Excélsior reporta que a raíz de las campañas, los desechos pueden aumentar hasta un 300 por ciento. El impacto ha sido tal, que en esta delegación se realizó un taller con el propósito de reutilizar la propaganda electoral en artículos que van desde camas para mascotas, hasta bolsas para ir al mercado. Otro caso es la ciudad de Morelia, capital del estado de Michoacán, donde según información publicada por Quadratín, en la elección de 2015 se recogieron 38 toneladas de basura electoral, entre panfletos, banderas y bolsas de botanas. De acuerdo con Página 24, nuestra ciudad capital no es la excepción, pues la recolección de basura en temporada electoral aumenta considerablemente. Con relación a esto, el jefe del departamento de Limpia de la capital, Jaime Cruz Talamantes, refirió que se pueden recolectar entre 300 y 400 kilogramos de desechos en los lugares donde se realizan eventos grandes, cuando lo normal es recolectar 120 toneladas en la ciudad.

Además del aumento en la cantidad de desechos, es necesario considerar los materiales con se elabora esta publicidad, que deberían al menos ser reciclables. Este es un tema de importancia para el INE, el cual eligió a la Fundación México Sustentable para elaborar un estudio acerca del cumplimento las normas sobre los materiales utilizados en la propaganda impresa y el cumplimiento de los programas de reciclaje de los partidos políticos. Estos aspectos son relevantes a nivel estatal, ya que la Ley Electoral del Estado de Zacatecas, en su Artículo 163, establece que la propaganda electoral impresa debe ser elaborada con materiales biodegradables y ser reciclables, con el fin de salvaguardad la salud y el medio ambiente; asimismo, los partidos políticos y candidatos independientes deben de contar con un plan de reciclaje de la propaganda utilizada.

A la luz de los hechos, los partidos políticos que están por concluir sus campañas en el estado de Zacatecas, deberían de cumplir con lo establecido en la ley sobre propaganda impresa, pues al contar desde un inicio con recursos extraordinarios, no hay excusa válida para no haber llevado sus campañas de manera sustentable.

 

lararene83@yahoo.com.mx


Los comentarios están cerrados.