JENNY GONZÁLEZ ARENAS
JENNY GONZÁLEZ ARENAS

No cabe duda que un cambio de gobierno genera nuevas expectativas en materia de Derechos Humanos, es innegable que el sexenio que está por concluir no ha sido capaz de implementaren su totalidad y mucho menos lograr que se hagan verdaderamente efectivos los principios e ideales plasmados en la reforma constitucional de 2011. Es por ello que un verdadero cambio de partido en el poder representa una esperanza para los derechos humanos.

La crisis de seguridad, las muertes de periodistas y defensores de derechos humanos, las reformas que restringen libertades, han sido una constante en los últimos sexenios, los discursos de derechos humanos se quedan en las palabras sin llegar a los hechos, no hacen falta instituciones, lo que hace falta es un verdadero compromiso de los gobiernos con los derechos humanos.

Sabemos que las cosas no van a cambiar de la noche a la mañana, pero si tenemos que estar conscientes que se requiere de la participación de toda la sociedad en su conjunto, el gobierno no puede solo, todos debemos participar, así como se asumió el compromiso de salir a las urnas y manifestar la voluntad ciudadana, así debemos asumir el compromiso de colaborar con el Estado, pero igual de exigir a las autoridades cumplan con sus funciones, desde el presidente municipal, pasando por los congresos locales, los gobernadores, el congreso de la unión y el presidente de la República.

La esperanza de un cambio involucra no una varita mágica, sino un verdadero compromiso de las autoridades y del pueblo mexicano en su conjunto. En materia de derechos humanos la deuda es grande, los retos mayores y el anhelo de los mexicanos no podrá ser dejado de lado, porque los resultados obtenidos en las urnas siembran la expectativa de un verdadero cambio que sabemos sera gradual, pero debe comenzar a percibirse porque el costo político sera muy caro si no se comienza a trabajar con un verdadero compromiso hacia los derechos humanos.

La progresividad de los derechos humanos es uno de los principios en los que mas se debe poner atención el pueblo de México, todos los derechos humanos deben ser garantizados, para toda la población. Los pueblos indígenas, la comunidad LGTTTBI, los niños, las mujeres, los adultos mayores, las personas con discapacidad, los periodistas, los defensores de derechos humanos, la libertad de creencia religiosa, los hombres, toda la población en general debe estar en condiciones de disfrutar plenamente de sus derechos humanos y la autoridad, el gobierno, debe generar las condiciones para que eso suceda y en caso de que algún derecho no pueda garantizarse, entonces el Estado deberá buscar el mecanismo adecuado para garantizarlo.

Así como en las elecciones exigimos el cambio de gobierno, al nuevo gobierno le debemos exigir el cambio en la manera de gobernar. Sólo así podremos lograr que nuestro país se convierta en la potencia económica, política y social que todos aspiramos que sea, pero es compromiso de todos y con todos, porque no se debe crear división entre la población y mucho menos diferenciar los derechos, la ideología de un partido, o de una persona no debe poner en riesgo el ejercicio de los derechos de los demás.

El país merece un gobierno plural, respetuoso, tolerante y sobre todo capaz de hacer efectivos los derechos humanos de todos.

Hay mucha expectativa sobre lo que le espera a México en los próximos 6 años, pero la responsabilidad es de todos.


Los comentarios están cerrados.