Sergio Sarmiento
Sergio Sarmiento

¿Nunca te da la impresión de que la única razón por la que tenemos elecciones es saber si las encuestas estaban en lo cierto?

Robert Orben

En 2006, Andrés Manuel López Obrador se quejaba de que las encuestas estaban cuchareadas. Si bien le daban ventaja al comenzar la contienda, con el paso del tiempo la distancia se fue acortando y al acercarse la elección mostraban un empate entre él y Felipe Calderón. Andrés Manuel siempre dijo que él tenía sus propias encuestas que le daban una ventaja decisiva.

En 2012 las encuestas ya no estaban cuchareadas, sino copeteadas. Los sondeos le daban una fuerte delantera en un principio a Enrique Peña Nieto, mientras que Josefina Vázquez Mota estaba en segundo lugar. Con el tiempo mostraron cómo López Obrador rebasaba a la panista. La ventaja del priísta se fue reduciendo, pero al final le quedó suficiente para ganar la elección.

En octubre de 2017, las encuestas mostraban un virtual empate entre los tres principales candidatos, pero cuando comenzó la campaña formal en abril de 2018, Andrés Manuel ya tenía una sólida delantera. Ésta se fue ampliando, aunque el candidato siempre dijo que él tenía encuestas que mostraban una ventaja todavía mayor. Los priístas, en cambio, difundieron encuestas en que supuestamente José Antonio Meade rebasaba a Ricardo Anaya y se convertía en una amenaza para López Obrador. Las encuestas de empresas reconocidas; sin embargo, mostraron siempre la fuerte ventaja de Andrés Manuel y que Anaya mantenía el segundo lugar.

¿Cuáles fueron los resultados? El conteo rápido del INE del 1 de julio le dio de 53 a 53.8 por ciento a López Obrador, de 22.1 a 22.8 a Anaya, de 15.7 a 16.3 a Meade y de 5.3 a 5.5 a El Bronco. El PREP final, con 91 por ciento de las casillas, registraba 52.9 por ciento para el morenista, 22.49 para el panista, 16.4 para el priísta y 5.13 para el independiente.

La encuesta de Reforma del 27 de junio, con un margen de error de 3.6 por ciento, mostraba a López Obrador con 51 por ciento, a Anaya con 27, a Meade con 19 y a El Bronco con 3. La encuesta daba el orden correcto y cifras no muy lejanas a las del resultado. El promedio de ocho encuestadoras serias que dieron resultados en junio (Demotecnia, GEA–ISA, Consulta Mitofsky, El Financiero, Reforma, Varela y Asociados, BGC y Parametría) fue de 50 para AMLO, 25 para Anaya, 21 para Meade y 4 para El Bronco, a pesar de que GEA–ISA le dio 44 a Andrés Manuel, 28 a Anaya, 26 a Meade y 2 a El Bronco. Todas las demás daban resultados muy parecidos entre sí y muy cercanos a los finales.

Las peores encuestas fueron de Suasor, publicadas en El Heraldo, y de Pop Group, que colocaron a Meade en segundo lugar y a una distancia pequeña del puntero. Estas encuestas eran remitidas por personas cercanas al PRI y no descartaría que fueran falseadas.

La experiencia de esta campaña ratifica mi posición de que las encuestas no son perfectas, pero siguen siendo un instrumento razonable para entender la opinión pública. Hay encuestas mejores que otras y, sí, algunas pueden estar cuchareadas o copeteadas.

Muchos políticos sostienen que las encuestas generan un efecto borrego que hace que la gente vote por el puntero. No hay indicios; sin embargo, de que esto ocurra en realidad. Es por lo tanto una tontería mantener la veda de encuestas en los días previos a una elección. Los partidos políticos y las grandes empresas sí hacen encuestas los días previos, sin difundirlas. Esto les da una ventaja sobre el resto de los ciudadanos a los que se les impide tener acceso a la información.

 

Al quinto lugar

El PRI se desplomó en este proceso electoral. De momento se convertiría en el quinto partido en la Cámara de Diputados. Si desaparece el PES, pasaría a ser el cuarto. En 2015 fue el primer partido en la cámara. ¿Sobrevivirá en esta disminuida posición?

 

Twitter: @SergioSarmiento


Nuestros lectores comentan

  1. diogenes el cinico ... lampareado...otra vez

    Vos sois tan miope, que decis palabras que las mismas se atragantan en tu mente, sr. sarmiento igualito que el pri, en el sexenio de calderas esta comprobado que robo la silla, en el de peña nieto sus propio compañeros de equipo gritaron a los cuatro vientos (uno de ellos moreira de Coahuila) estubo cuchareada y gano “el mesias tropical”, sois tan cinicos como los empresarios que ayer se reunieron con su enemigo y en la foto sale uno de ellos ojete con sonrisa de oreja a oreja creyendo que ya lo tienen como siempre en su bolsa, esperamos que sean los primeros que se tumben del pedestal y paguen todos los impuestos atrazados que deben tu como el pri vas en decadencia, ahora resulta que te sientes un gran critico y analista (solo porque sales en programuchas de tv azteca, sarmiento eres como lo que se pega a la uva, de temporada pues, punto.

    Responder

Deja un comentario