REFORMA | NTRZACATECAS.COM
REFORMA | NTRZACATECAS.COM

MÉXICO  .-Los 43 cruces informales detectados en la frontera sur de México detonaron, entre otras cosas, el tráfico hormiga de drogas o migrantes, mientras que en la franja fronteriza estadounidense existen unos 100 mil puntos de venta de armas, de las cuales una parte van a parar al País, advirtió el Almirante Juan Guillermo Fierro, comandante de la Cuarta Región Naval con sede en Guaymas, Sonora.

El mando naval alertó durante su ponencia en el Congreso Asís Latam “Seguridad 4.0 Estabilidad ante la Incertidumbre”, que en la frontera de México con Chiapas existen 10 pasos formales y 43 informales.

“Nosotros vemos en el caso de la frontera sur la porosidad; es prácticamente imposible que podamos tener un control. ¿Qué es lo que hacemos nosotros? Mantenemos una comunicación directa con las autoridades locales para poder identificar todos aquellos focos en los cuales estemos percibiendo que hay trasiego de personas, de drogas, armas, etcétera.

“Las características propias de la frontera sur hace que esto llegue a ser un tráfico hormiga, dado que nosotros no podemos contener mil 600 kilómetros de selvas, ríos, poblaciones intermezcladas, lo que hacemos es que tenemos una franja territorial de 20 kilómetros a partir de la frontera al interior del País para que nosotros tengamos puntos de revisión y control, principalmente en el Istmo de Tehuantepec que es donde pretendemos tener el control directo”, expuso el Almirante.

El comandante añadió que en el caso de la frontera norte indicó que el problema es más específico.

“Es obvio que desde nuestro país a Estados Unidos son los flujos ilegales de sociedades centroamericanas, o de otros entes; y de allá para acá desafortunadamente tenemos el tráfico de armas y activos, entonces las dinámicas que se están presentando son radicalmente diferentes, lo que pretendemos es una correlación con los responsables de ambos Estados; tenemos en la línea fronteriza del lado americano identificados casi 100 mil puntos de venta de armas”, alertó.

En su ponencia “Desarrollo y seguridad marítima como componente estratégico nacional”, Fierro aprovechó el foro para recordar que los marinos coadyuvan a las fuerzas civiles sin estar facultados aún para ello y aclaró que los abusos reportados por los elementos navales no son parte de su doctrina.

“En materia de seguridad pública actuamos en coadyuvancia hacia las autoridades de los tres niveles de Gobierno, constitucionalmente carecemos de las funciones de investigación (…) nosotros procuramos nunca estar solos si no es en el ámbito de nuestra responsabilidad”.

“En los temas de inseguridad o de delincuencia organizada procuramos estar cerca de una autoridad municipal, estatal o federal, porque carecemos de facultades para llevar a cabo este tipo de tareas”.

“Hay casos lamentables de abusos, pero no es la norma no es la doctrina que nosotros como marinos inducimos en nuestro personal operativo, estamos coadyuvando, la seguridad pública tendrá que regresar a sus niveles de tal forma que el tema de la delincuencia y la inseguridad sea manejado como un tema de seguridad pública y no de seguridad nacional, en ese momento estaremos nosotros listos para regresar a nuestras aéreas de competencia”, indicó.

El Congreso reúne a expertos en materia de seguridad y nuevas tecnologías.


Los comentarios están cerrados.