ALBERTO MORONES/NTRZACATECAS.COM
ALBERTO MORONES/NTRZACATECAS.COM

ZACATECAS.- Niños de uno a seis años, acompañados por pasantes del Hospital General Zona 1 del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), se manifestaron con el grito No al chupón para difundir la lactancia materna en las mujeres madres y los beneficios que este alimento natural proporciona a sus hijos.

Con motivo de la Semana Mundial de Lactancia Materna, que se celebra del 1 al 7 de agosto, el departamento de Salud Pública del IMSS organizó una marcha en la Alameda García de la Cadena, donde los pequeños cargaron con mensajes alusivos a los beneficios de la leche materna, como la aportación de nutrientes y anticuerpos.

Patricia Ramírez Tinajero, coordinadora auxiliar de Salud Pública, explicó que este alimento natural contribuye a reducir la mortalidad infantil en niños menores de cinco años, favorece el vínculo afectivo madre e hijo. Además, los niños presentan una inteligencia más elevada y menos riesgo en obesidad, diabetes y padecimientos cardiovasculares en la vida adulta.

Enfatizó que en Zacatecas sólo 15 por ciento de las madres en proceso de lactancia decide amamantar a sus hijos, y en los últimos años la tendencia ha disminuido, por ello, la intención de promover y difundir el proporcionar el alimento, exclusivo hasta los seis meses de edad y complementario hasta los dos años.

“El problema es que las mamás sienten que no tienen la suficiente leche y empiezan a actuar por los sucedáneos de lata, y ya no le ofrecen a su niño la lactancia materna, que es el alimento ideal para esta edad, es lo que mejor que se puede ofertar al hijo”, detalló.

Expuso que la sociedad ha contribuido en limitar la acción materna, pues, “no es bien visto que una madre esté lactando en un parque, restaurante o espacio público, y esto cohíbe a las madres”.

Comentó que la rutina laboral también afecta a las madres trabajadoras, pues si bien algunos trabajos ofrecen un tiempo para alimentar, es limitado e impide que las mamás lo hagan por un período después de los seis meses.

Influyen también cuestionamientos por parte de la familia o conocidos que refieren una edad determinada para alimentar al menor.


Los comentarios están cerrados.