KAREN CALDERÓN/NTRZACATECAS.COM
KAREN CALDERÓN/NTRZACATECAS.COM

GUADALUPE.- Este lunes, padres de familia de la estancia infantil El trenecito, ubicada en el municipio de Guadalupe, dieron a conocer el término de contrato por parte del Instituto de Mexicano de Seguridad Social (IMSS) a la institución debido a la falta de cumplimiento de lineamientos de seguridad.

Aproximadamente 150 niños se vieron afectados con dicho hecho, razón por la cual los padres de familia se mostraron inconformes con la manera en que se dio a conocer el riesgo en el que estaban siendo cuidados sus hijos.

“Durante la reunión informativa que nos dio el IMSS, el personal de guarderías del instituto nos comparó la situación con lo que pasó en guardería ABC años atrás, acción que nos alertó, ya que mencionaron que la salida de emergencia está cerrada con llave”, enfatizaron.

Asimismo, no existió ningún aviso previo a la recesión del contrato por ninguna de las dos partes de la posibilidad de dicha recesión de contrato.

“Fue hasta el viernes que pasamos a recoger a nuestros hijos que nos abordó el personal del IMSS para notificarnos de que ellos ya no trabajarían con la guardería y nos citaban a una reunión informativa a las 5:30 (horas) para ampliarnos la información. Hasta ese momento nos dimos cuenta de las cosas”, sentenciaron.

Entre las razones que dio el IMSS para el término de contrato fueron el no cumplir con las reglas de seguridad, porciones de alimentación y falta de agua potable, señalamientos que fueron avisados al responsables de la guardería en cada supervisión.

“Hicimos todo lo que estuvo en nuestras manos para continuar con el contrato, pero no pudimos continuar más por la actitud del responsable. Esta medida fue considerada y agotada sus diversas estancias; sin embargo, la integridad y seguridad de los niños es lo que nos importa, razón por la cual se tomó esta decisión y evitar una desgracia”, sentenció José Manuel Enciso Castrillo, titular de la Jefatura de Salud en Trabajo, Prestaciones Económicas y Sociales.

Respuesta IMSS

Víctor Martínez de la Rosa, jefe de Servicios Jurídicos en la delegación, informó que las reglas de seguridad del servicio de guardería se han endurecido en los últimos años, razón por la cual el prestador de servicio tenía el conocimiento de los lineamientos que debía de cumplir para su operación.

“La institución (IMSS) estuvo realizando, dentro de sus obligación, inspecciones en la guardería, mostrando un declive en las medidas de seguridad y demás que no expongan la vida e integridad de los menores”, sentenció.

Explicó que la decisión fue “profunda, mediante una valoración profunda de los riesgos que corríamos de seguir con el contrato, porque junto con el delegado y autoridades jurídicas se determinó terminar con el contrato de prestaciones de servicio”.

En este tenor, aceptó la inconformidad de los padres de familia, al “no comunicar con un tiempo más prolongado a los padres para que estuvieran en la condición de reubicar a los niños, pero desagraciadamente el contrato no lo permitía”.

Asimismo, dijo que las observaciones pudieron haber sido subsanadas por el responsable de la guardería, acción que no sucedió. “Nos vimos en la necesidad de tomar esta medida drástica sí, pero convencidos de que fue la necesaria”, subrayó.

Deslindó que dicha acción sea un acto personal, como lo maneja el prestador de servicios, y adelantó que iniciará un proceso legal “complejo”, razón por la que no se puede dar cierta información.

Martínez de la Rosa aclaró que en ningún momento estuvo en riesgo la integridad de ningún menor. “Hubiese estado en peligro si hubiéramos continuado con el servicio”, advirtió.

“Éste es un servicio que tiene que estar al cien todos los días, porque los padres nos dan a sus hijos en custodia. No podemos permitir que nuestra calidad de servicio, baje”, concluyó.


Los comentarios están cerrados.