JORGE GARCÍA-ROBLES*
JORGE GARCÍA-ROBLES*

[Leer escuchando Happy birthday Mr. President de Marilyn Monroe y bebiendo un martini seco con la necesaria aceituna]

 

[Marilyn Monroe, con vestido blanco sin mangas, camina en Central Park de Nueva York y ve a William Shakespeare, muy cerca de la Quinta Avenida, sacudiéndose el polvo de su ropa]

Marilyn Monroe (MM): Oh my God! ¿Es usted William Shakespeare?

William Shakespeare (WS): Yes, indeed. ¿Dónde estoy?

MM: ¡En Nueva York!

WS: ¿Nueva York? ¿Dónde demonios es eso?

MM: United States of America.

WS: ¿América?

MM: Sí, ¡¿qué hace usted aquí?!

WS: No sé, alguien que deseaba que conociera el futuro me envió aquí, acabo de llegar. ¿En qué año estamos?

MM: Hoy es 19 de mayo de 1962.

WS: God dammit! ¡Qué demonios hago yo en América en 1962! ¿Pero usted cómo diablos sabe mi nombre? ¿Es usted escritora?

MM: No, soy actriz.

WS: Ah, yo solía escribir teatro.

MM: Sí, lo sé.

WS: ¿Por qué lo sabe?

MM: Porque sin duda usted es el escritor más famoso en la historia del sapiens sapiens.

WS: ¿Sapiens sapiens? ¿Qué es eso?

MM: Usted, yo, todos los hombres, es el nombre científico de nuestra especie… Pero dime… ¿te puedo tutear?

WS: ¿Tutear? Sí, as you like it.

MM: As you like it? ¡Así se llama una obra que tú escribiste!

WS: Mmmh, francamente ya no me acuerdo, escribí tantas que…

MM: Necesito preguntarte una cosa: ¿qué significa tu famosa frase: “we are such stuff as dreams are made on, and our little life is rounded with a sleep”?

WS: ¿De dónde es esa frase?

MM: ¡De La tempestad!

WS: ¿Has leído La tempestad? ¡No puedo creer que después de 400 años alguien haya leído alguna de mis obras, que en 1600 apenas se conocían y representaban en Londres!

MM: Conozco esa y muchas otras… Pero, por favor, contesta mi pregunta…

WS: La contestaré si antes tú respondes una mía.

MM: Ok.

WS: ¿Por qué estás vestida con ese diminuto vestido blanco a través del cual todas las partes lubricas de tu cuerpo se asoman como lenguas de una boca?

MM: Ja, ja, en esta época las mujeres nos vestimos para estar más cómodas y lucir más atractivas, ésa es la razón… Pero luego hablaremos de eso…. Ahora, por favor, responde a mi pregunta.

WS: ¡Espera! Antes dime qué es ese ruido que se escucha en la cercanía. ¿Son fieras rugiendo, bramidos de ciervos, una marabunta de elefantes que huye despavorida?

MM: No, son automóviles.

WS: ¿Automóviles? What the fuck is that!

MM: What the fuck is that! ¡No sabía que la palabra fuck se usara desde hacía tanto tiempo!

WS: Se usaba bastante antes de mis tiempos, pero abiertamente en las calles, las pocilgas, las tabernas, e hipócritamente en las cortes y los palacios… ¡En fin, mis oídos están a punto de estallar, vaya América ruidosa, enséñame esos automóviles!

MM: Ahora mismo, pero, por favor, antes explícame la frase, dime qué significado tiene…

WS: Ah. No sé qué significa, es una frase de tantas que escribí para hacer obras de teatro con las que me ganaba la vida, nada más, para eso escribía, igual que el carnicero, el carpintero, el albañil…

MM: Wow, I can’t believe it! Bueno, vamos a ver los automóviles.

[caminan hacia Broadway y calle 60]

MM: Estos son los automóviles.

WS: Gadzooks! ¡Estas bestias móviles son horrendas, por qué braman como cerdos destazados y expelen tanto humo pestilente! ¿Y qué demonios son esos inmuebles inmensos que impiden que el sol se filtre hasta nosotros?

MM: Son rascacielos, William.

WS: Waesucks! ¿Y por qué el aire que se respira es tan pesado y hediondo?

[comienza a toser]

MM: Es una muestra de los excesos mal previstos de la civilización moderna, espero que algún día se corrijan.

WS: ¿Y por qué aparte de gente blanca hay tanta gente negra, amarilla y marrón, individuos de Oriente, de la Indias Occidentales y de África? Mira cómo se gritan y empujan en esos lugares llenos de objetos amontonados. ¿Qué demonios son esos lugares?

MM: Son tiendas donde venden productos que la gente compra al menor precio posible. Lo siento, William, regresemos a Central Park y vayamos al Metropolitan Museum, creo que te va a gustar.

[Regresan a Central Park y caminan hacia el Metropolitan Museum]

MM: Hey, William, por favor dime qué opinas de que Hamlet es el primer personaje moderno de la literatura universal, es decir, un ser angustiado internamente, con alma desasosegada, mentalmente incierto y desequilibrado…

WS: ¡Hamlet! Shit but wit! No sé, yo sólo quise escribir la historia de un joven loco que le daban celos el que su madre, a bloody harlot, hubiera matado a su esposo para casarse con su cuñado; lo escribí para darle gusto a la gente, no pensé en otra cosa.

MM: Ok, ya no te preguntaré nada porque al parecer te molestas.

WS: Sí, no preguntes.

[mientras caminan por Central Park ven a unos niños jugando béisbol]

WS: ¿Qué diablos hacen esos mocosos dándole de palos a una piedra?

MM: Juegan baseball, William, es un juego que le gusta a mucha gente; de hecho uno de mis ex esposos era uno de los mejores jugadores del…

WS: ¿Tú ex esposo jugaba esta patraña…?

[de pronto WS recibe un pelotazo en los glúteos]

MM: Oh, my God!

WS: Skelpie-limmer! Malditos mocosos del demonio… I am going to butcher them!

MM: No lo hagas, William, fue un accidente.

WS: ¿Un accidente? Mira cómo se carcajean de mí.

[los niños que juegan béisbol se ríen y burlan de WS, haciéndole señas obscenas]

MM: Vámonos, es mejor no meterse en problemas.

WS: Damn chaps sons of the fuck! [MM logra alejar a WS, luego llegan y entran al Metropolitan Museum] 

WS: ¡Qué clase de lugar es éste!

MM: Es un museo, William.

WS: ¡Un museo! ¿Qué diablos es eso?

MM: Es un espacio que exhibe obras de arte u otras cosas importantes.

WS: ¿Y por qué tanta seriedad, gravedad y cautela? ¡Este espacio es más solemne que una iglesia donde no hay cruzados, policías o lo que sean esos sujetos uniformados que están en todos lados observándonos como si fuéramos delincuentes!

MM: Son empleados de seguridad que cuidan que nadie le haga daño a las obras que se exponen, William.

WS: Shit but wit! ¡Las obras de arte no son iconos religiosos, ni vírgenes, ni dioses… son para festejarse y celebrarse con alegría, no para venerarse como avatares religiosos!

MM: Well, maybe you are right, William… Creo que mejor deberíamos ir a un teatro para que veas una obra moderna, ¿ok?

WS: Mmmhh… bueno, vamos por curiosidad. ¿Cómo se llama la obra?

MM: Esperando a Godot, de un irlandés, Samuel Beckett.

WS: ¡Irlandés! I didn’t know fucking micks write theater!

[toman un taxi, entran a un teatro de la calle 51; dos horas después, salen]

MM: ¿Qué te pareció la obra, William?

WS: Fuck! ¡Nunca había visto en mi vida una obra de teatro tan aburrida! Los dramas y las tragedias que yo escribía hacían llorar pero nunca aburrían… Aquí no pasa nada, absolutamente nada… ¿eso es el teatro moderno? ¡Es la obra más monótona e incolora que he visto en mi vida…! ¡Ese irlandés no leyó a los clásicos…!

MM: William, tienes que entender que han pasado 400 años de que tú…

WS: Perdón, Mrs. Monroe, pero quisiera ver una obra más divertida, por ejemplo, ésa:

[señala una marquesina que anuncia la obra musical: This Was Burlesque, con Natalie Wood]

MM: Ok, si quieres…

[entran al teatro, luego salen]

WS: ¡Qué maravilla, qué divertida, nunca me había reído tanto en mi vida! Yo no podría hacer obras que le gustaran tanto a la gente!

MM: ¡William, mira, en ese teatro están presentando una obra tuya: El Rey Lear. ¡Vamos a verla!

WS: No, qué aburrido, no me gusta ver mis obras en escena. ¡Quiero ver otra obra musical… ¡Ésa!

[señala la marquesina de un teatro que anuncia la obra musical Cat’s Pajamas, con Richard Libertini y MacIntyre Dixon]

 

MM: Lo siento, William, pero aunque la gente no me crea, ese tipo de obras frívolas y simples no me gustan, así que tendrás que entrar tú solo.

WS: De acuerdo, entraré yo sólo; gracias Mrs. Monroe por haberme traído aquí. You are a beautiful and very nice woman. Farewell!

[WS entra al teatro y MM se dirige, sola, hacia la calle 43]

MM: Wow, ciertamente hay una gran diferencia entre el creador y sus obras… Nunca pensé que William Shakespeare fuera tan…

[en el cruce de la Quinta Avenida con la calle 45, una limusina Roll Royce negra se detiene a su lado; MM se acerca a la ventana y ve que el conductor es un señor vestido de negro, con lentes oscuros]

Conductor: Sweetheart, vengo de parte del presidente de USA; hoy es su cumpleaños y quedaste en cantarle Happy birthday; vamos, sube ya, te están esperando…

MM: ¿Cumpleaños del presidente?… uf… Gadzooks! Me había olvidado… no inventen… ¿Por qué yo?… Oh my God! Qué flojera… en fin… ya qué… ok… vamos… Shit but wit!

[MM se sube al Roll Royce que se pierde veloz en las calles dirigiéndose al Madison Square Garden]

 

*Escritor.

Es autor de Contra las muchas penas. Antología del tequila y el mezcal


Nuestros lectores comentan