ÉDGAR ALEJANDRO PALACIOS GAYTÁN*
ÉDGAR ALEJANDRO PALACIOS GAYTÁN*

 

“Si peleamos contra el mal, peleemos contra el más terrible de todos: la indiferencia”

Robin Williams, en Patch Adams

 

 

Hace unos días, dos suicidios se volvieron mediáticos al tratarse de dos personajes reconocidos. Anthony Bourdain, el famoso chef estadounidense que se quitó la vida a la edad de 61 años; y Kate Spade, diseñadora de modas y empresaria de 56 años, también norteamericana, ella presuntamente se ahorcó en su departamento en Nueva York.

Sentimientos de tristeza y apoyo comenzaron a aparecer en las redes sociales; los usuarios publicaron que estos hechos eran una prueba de que enfermedades como la depresión son un tema importante y de urgente discusión entre la sociedad actual, y daban consejos sobre cómo deberíamos ocuparnos de aquellos familiares, amigos y cercanos que sepamos enfrentan alguna crisis o problema emocional, porque las señales a veces no son visibles, y para muestra, otro suicidio mediático es el del comediante Robin Williams, quien fue encontrado muerto por asfixia a la edad de 63 años, en Canadá, mientras filmaba la tercera parte de Night at the Museum, en agosto de 2014.

Estudios recientes aseguran que en México la depresión será la segunda causa de discapacidad en el mundo y la primera en México.1 Otro dato duro que se nos presenta es el alto índice de suicidios, una consecuencia de esta enfermedad, los cuales son cometidos mayoritariamente por hombres, pues según datos del INEGI de 41 mil 321 casos registrados entre 2010 y 2016, 80.8 por ciento correspondió a hombres frente a un 19.5 por ciento que correspondió a mujeres.2

Por esta información no cabe duda que la depresión y los padecimientos como la ansiedad y otros trastornos mentales se han vuelto temas de urgente discusión en la salud mental pública, al tener datos del INEGI que señalan a un 29.9 por ciento de la población correspondiente a habitantes mayores de 12 años que sufren algún nivel de depresión ocasional y 12.4 por ciento que los experimenta de forma habitual.

Así, nos damos cuenta de que existe un estigma social frente a estos padecimientos y que surgen en la plática cotidiana frases como las de que uno no necesita ir al psicólogo porque no está loco, no necesitan que alguien más les ayude a resolver sus problemas o simplemente por miedo; esto también se vuelve un problema de género, al ser los hombres los que más cometen suicidio porque existe el estigma de que los varones no lloran o/y no deben mostrar sus sentimientos, ya que esto les hace ser menos hombres. Estos son prejuicios que como sociedad debemos tratar de borrar.

No hace falta ser expertos en el estudio de la psicología para poder aportar un poco para ayudar a nuestros seres queridos que estén pasando por un periodo de ansiedad, depresión o algún tipo de crisis emocional, muchas veces influenciado por cuestiones externas tales como la pérdida de empleo, un evento fuerte en sus relaciones sentimentales o familiares, o la misma presión del trabajo o estudios.

Una cosa que debemos hacer es identificar síntomas, pues la depresión tiene distintos tipos y grados por cuestiones como alteraciones del sueño, pérdida de interés en actividades que antes eran favoritas o cambios de carácter, y así tratar de estar siempre al tanto de ellos, el principio de la empatía; como bien dicen, nunca sabemos las luchas que los demás están pasando dentro de sí mismos pero cuando somos conscientes de nuestras emociones también lo seremos de la de los demás, esto generará una mejor comunicación y relación con los demás.

Y sobre todo no nos olvidemos de nosotros mismos y también sepamos identificar cuando estemos pasando por alguna de estas fases, no dudemos en pedir apoyo, en hablar de cómo nos sentimos y sobre todo de buscar ayuda profesional. No es para más, pues si hacemos esto, en un supuesto ya no tendremos que seguir hablando de suicidios de personas famosas como el del músico Chris Cornell o el del actor Heath Ledger. Debemos crear un mundo donde nos sintamos cómodos buscando ayuda para nuestras mentes tanto como lo hacemos con nuestra salud física.

 

*Historiador.

Sostiene en Facebook: Enfoque. Cineymás

 

1https://www.animalpolitico.com/2018/07/depresion-2020-discapacidad-mexico/

2http://www.mexicosocial.org/index.php/81-arts-destacados-home/294-suicidio-uno-de-los-retos-del-2018


Los comentarios están cerrados.