REFORMA | NTRZACATECAS.COM
REFORMA | NTRZACATECAS.COM

Una nueva amenaza enfrenta la industria automotriz de México.

Un acuerdo entre Estados Unidos y México permitiría al Presidente Donald Trump imponer aranceles, de hasta 25 por ciento, a las importaciones de automóviles ligeros, SUVs y autopartes fabricados en México por encima de ciertos volúmenes, revelaron ayer fuentes y ejecutivos del sector.

Ambos países anunciaron el lunes un convenio bilateral en el marco de la renegociación del TLC, presionando a Canadá para que acepte nuevas reglas comerciales de autos y solución de controversias para seguir siendo parte del pacto trilateral vigente desde 1994.

Pero un acuerdo no reportado anteriormente entre los dos vecinos permitiría a Estados Unidos imponer aranceles por “seguridad nacional” a las importaciones de más de 2.4 millones de vehículos fabricados en México y a las de autopartes mexicanas que superen los 90 mil millones de dólares anuales.

México exportó más de 2.3 millones de vehículos a EU el año pasado por un valor de 116 mil 609 millones de dólares de vehículos y autopartes.

El Gobierno de Trump planea anunciar en las próximas semanas los resultados de una investigación sobre si los autos y las importaciones parciales representan un riesgo para la seguridad nacional.

La denominada investigación de la Sección 232 podría otorgar a EU el derecho a imponer aranceles del 25 por ciento a las importaciones de autos sobre la base de que la protección de su industria automotriz es vital para la seguridad nacional.

A esta nueva amenaza se suman las limitantes que impuso Trump al desarrollo del sector automotriz en México.

Las reglas de origen se modificaron para que el 75 por ciento del valor agregado de los automóviles sea de contenido regional, actualmente es 62.5 por ciento.

Se agregó que entre el 40 y 45 por ciento del valor agregado de los vehículos esté fabricado por mano de obra que gane 16 dólares por hora.

“La primera condición sirve para limitar las ventas de los grandes fabricantes asiáticos a EU, en favor de los fabricantes estadounidenses, mientras que la segunda limita la fabricación de ciertos autos fabricados en México, puesto que el salario mínimo es cuatro veces inferior al de EU” advierte un reporte de CI Banco.

 


Los comentarios están cerrados.