STAFF | NTRZACATECAS.COM
STAFF | NTRZACATECAS.COM

MÉXICO.- Ahora le tocó a Alejandro Gutiérrez.

La PGR le abrió la puerta de la cárcel al priista para dejarlo en libertad por la acusación de desvío de 250 millones de pesos del erario público para el tricolor.

La dependencia federal solicitó ante un juez el sobreseimiento del caso. Por tanto Marco Antonio Fuerte Tapia, juez de control del Centro de Justicia Penal Federal del Reclusorio Norte, canceló anoche el proceso contra el ex funcionario del CEN del PRI por el presunto desvío millonario durante la campaña electoral de 2016 en Chihuahua.

Fuerte Tapia determinó que la PGR no tenía la mínima pretensión de llevar a Gutiérrez a juicio tras su desistimiento.

Á esta decisión se suma la de un Tribunal Colegiado que el jueves revocó la prisión preventiva que enfrentaba Gutiérrez en el proceso penal del fuero local, por desvío de recursos por poco más de un millón de pesos.

Ahora este caso puede litigarlo en libertad y ya no tendría pendiente el de carácter federal.

El juez Fuerte señaló en la audiencia realizada en el reclusorio Norte que ante la petición del sobreseimiento por parte de la PGR, él no tenía facultades legales para obligarla a investigar estos delitos originalmente denunciados por el Gobierno de Chihuahua.

“La Fiscalía está plasmando en esta audiencia que no tiene la pretensión ni el interés para sostener una acusación y sustentarla en el juicio”, dijo.

Mencionó que, durante la audiencia, no estuvo presente ningún representante de la Secretaría de Hacienda que tiene la calidad de víctima en este asunto, pues los recursos presuntamente desviados eran de carácter federal.

Agregó que, como lo refirieron las cinco fiscales de la PGR presentes en la audiencia, la Fiscalía especializada para la Atención de Delitos Electorales (Fepade) atrajo el pasado 19 de enero esta investigación en su vertiente electoral, por lo cual, se dejaron a salvo los derechos para ejercer acción penal por este tipo de ilícitos.

Durante la audiencia, las fiscales de la PGR, encabezadas por Griselda Navarro González y Diana Esteban Salinas se dedicaron a cuestionar todas las actuaciones que llevó a cabo la Fiscalía de Chihuahua para acreditar los desvíos al PRI.

El Gobernador Javier Corral se pronunció públicamente sobre el asunto acusando una “burda exoneración” y dijo que interpondrá denuncias penales contra servidores públicos y funcionarios del nivel que sea, por este favorecimiento indebido.


Los comentarios están cerrados.