MENSAJE DE ADIÓS

Luego de que el fin de semana se cumpliera el protocolo para que el presidente Enrique Peña Nieto enviara su último informe de labores al Congreso de la Unión, hoy hay muchos que esperan –más con curiosidad que con ansias– el mensaje que dirigirá a la nación para, al mismo tiempo, empezar esta larga despedida que culminará hasta el 1 de diciembre próximo.

Que si cumplió con casi la totalidad de sus compromisos, que si le deja la mesa puesta al presidente electo, el licenciado López, que si ésta será una transición sedosa, que si ya desde ahora la mayoría morenista en el Congreso de la Unión le surte a cacerolazos… Según los chismosos, todo ello sienta las bases para que, al rato, empiecen los arrepentimientos. ¿Será?

NECEDAD DE PODER

Otro presidente electo (y muy pronto en funciones), en este caso el morenazo Ulises Mejía, dicen los lenguas largas que anda bastante necio, dale y dale con que él no quiere sumarse a la celebración de las fiestas patrias con las que hace el gobierno del estado el 15 de Septiembre, y cuentan que “a fuerzas” quiere dar él su propio “grito”.

Según eso, quiere diferenciarse, pero en su círculo comentan que al parecer no se da cuenta (porque no quiere) que eso podría mandar un mal mensaje a la ciudadanía, uno de división y de alejamiento, en vez del mensaje de unidad y de trabajo en conjunto que han lanzado, una y otra vez, el propio góber Tello y el próximo preciso López Obrador. ¡Quién lo viera, tan rebelde!

FENAZA COBRONA

Como al perro más flaco que se le cargan las pulgas, así al Patronato de la Feria Nacional de Zacatecas ahora le están saliendo ronchas por todos lados, en la forma de quejas e inconformidades que ha provocado (por voluntad propia) en comerciantes, restauranteros y, ahora, ¡en muchos artistas locales!

Pues resulta que, según algunos chismosos, la Fenaza se puso sus moños y les dijo a los artistas locales que, si querían presentarse, pues no había dinero para pagarles; y en cambio, les exigió que se consiguieran a un “patrocinador” que pagara por su propia publicidad, de lo cual el patronato se quedaría con un 10% para “promocionarlos en la web”. ¿Limosneros con garrote?

SE HIZO DE AGUA

El proyecto para que en todas las escuelas hubiera bebederos de agua potable para que los chamacos eviten estar tomando refrescos y otras bebidas “no sanas”, se hizo agua y se fue al caño –dicen los chismosos– no por “dificultades técnicas”, sino por una simple y sencilla razón: a nadie le interesa el tema de la salud, cuando pueden hacer negocio por otro lado.

Y es que en vez de poner los bebederos –cuentan los malpensados– más de tres listillos se percataron de que tal vez les podría salir mejor estar vendiéndoles a las escuelas agua embotellada (garrafones) o vender aguas en las cooperativas escolares, y así generarse una entrada de dinero extra, con el pretexto de la salud. Míralos, qué aguzadillos


Los comentarios están cerrados.