REFORMA | NTRZACATECAS.COM
REFORMA | NTRZACATECAS.COM

Más que a ser apapachado, Carlos Rivera llegó a Monterrey para ser él quien consienta a sus fans regias.

El cantante prometió darse a manos llenas durante la firma de autógrafos que realiza en Galerías Valle Oriente.

“Siempre lo he hecho (ser cumplidor), claro, antes eran muchos menos; decían algunas fans de México que se acuerdan cuando eran 20 en alguna fila de una firma de discos y ahora son muchos más, en México fueron 3 mil 500, en Guadalajara casi 2 mil”, expresó Carlos.

Emocionado por la respuesta de las regias, Carlos dijo que llegó cargado de energía, así como lo hizo en esas dos ciudades, donde la semana pasada sus firmas se prolongaron hasta seis horas.

“Vengo dispuesto, con muchas ganas de recibir a toda la gente de Monterrey que ha estado formado desde hace muchas horas y sobre todo con algo tan bonito que es una nueva ilusión”, dijo refiriéndose al disco “Guerra”.

Se espera que el cantante complazca a unas 2 mil personas y que la firma, que empezó a las 18:28 horas, se acaba casi la media noche.

La primera afortunada fue la pequeña Victoria Salas, de cinco años, a la que el artista abrazó y besó a su llegada a las 18:28 horas.

“Lo más que me gusta de Carlos es su forma de ser y lo quiero”, dijo la pequeña que iba acompañada de su mamá.

“Yo llegué desde ayer (domingo) a las cinco de la tarde y a ella (a la niña) me la trajeron hoy”, expresó Janik Caudillo, de 26 años.


Deja un comentario