A MATACABALLO…

Como alma que lleva el diablo, hechos la mocha, nuestros distinguidos diputados de la LXII (62) Legislatura se aventaron ayer un periodo extraordinario de sesiones en el que, muy modositos y en bola, aprobaron desde cuentas públicas municipales, nombramientos de monumentos y más, en sesión que terminó ya entrada la noche.

Eso sí, dicen los chismosos que para no perder la costumbre llegaron –como siempre– taaarde a iniciar su trabajo (ni se completaban, por eso no empezaban, dicen), y luego pusieron todos cara de que estaban “trabajando” antes de que se les acabe el veinte. Eso sí, votando todo lo que les pusieron enfrente con singular alegría, como dijo la diputada Lupita Flores “¡súper a favor!”, o sea, ¿no?

Y REGAÑONES

Lo que muchos mirones de lengua viperina coincidieron en señalar ayer en la sesión legislativa, es que los representantes populares se vieron… digamos… “delicaditos”, pues tras el fincamiento de responsabilidades administrativas contra los presidentes de cuatro municipios, nomás los pasaron a regañar. Niños malos, no lo vuelvan a hacer.

Uno de los señalamientos chistosos fue el regaño contra Enrique Flores Mendoza, presidente de Guadalupe, que porque se hizo promoción en temporada electoral, pero que su castigo es menor porque no obtuvo beneficio económico ni lucro. ¡Ah bueno! Nomás les faltó poner que “además pobrecito, hasta perdió la elección…”

AGUÁNTENSE

Por fin empezaron ya a volver a distribuir los dineros del Sistema Estatal DIF para adultos mayores, luego de ocho meses de que se habían suspendido, y tenían a un montón de viejecitas y viejecitos, literalmente, con el alma en un hilo, pues para muchos es casi el único apoyo que reciben.

Lo que no tiene desperdicio, aseguran chismosos ahí mismo en el DIF, es que el pretexto que pusieron es que había proceso electoral y por eso no se entregaban. ¡Qué poca… manera de tratar a los ancianitos! ¿O sea que se tienen que aguantar sus necesidades o someter su subsistencia a que no haya elecciones? ¡Nooo, pues qué bueno que es el DIF!

QUÉ VISIONES…

El subsecretario de Medio Ambiente de la Secretaría de Agua y Medio Ambiente (SAMA), Germán Contreras Santoyo, salió con la dominguera y reveló, con singular alegría, que la vocación que tuvo de origen el cerro de La Bufa… es ser “una zona muy arbolada”, y por eso apoyan a todos aquellos que quieren reforestarla. ¿Y el turismo, entonces?

No sabe cuánto se ha reforestado del cerro, ni han impulsado la legislación local sobre el uso de bolsas de plástico, y dice que no hay lana para entrarle al dificilísimo tema de los tiraderos de basura municipales –que además es cosa de los municipios–, entre muchas otras deficiencias, pero… pues ahí con pláticas y charlas tratan de que la gente sea más consciente. Por eso nos va como nos va.


Nuestros lectores comentan