REFORMA | NTRZACATECAS.COM
REFORMA | NTRZACATECAS.COM

MÉXICO.- Tras dos días de rotundos golpes contra su desempeño como Presidente, Donald Trump desató ayer un rastreo frenético para saber quién cooperó con el libro que desnudó el interior de la Casa Blanca y saber quién de su equipo escribió un editorial anónimo que convoca a “resistir” su mandato.

De acuerdo con fuentes de CNN, Trump está ordenando una cacería de brujas para saber quién habló con Bob Woodward, autor de “Fear: Trump in the White House” (“Miedo: Trump en la Casa Blanca”).

“El libro es ficción”, afirmó el Mandatario ayer en la Oficina Oval sobre algunos fragmentos revelados el martes.

El impacto se duplicó con un artículo de opinión anónimo publicado ayer por la tarde en el sitio web de The New York Times.

“Muchos de los altos funcionarios de su propia Administración están trabajando diligentemente desde dentro para frustrar partes de su agenda y sus peores inclinaciones. Lo sé. Soy uno de ellos”, señala el texto.

El funcionario sostiene que la raíz del problema es la amoralidad del Presidente, sus decisiones imprudentes y su comportamiento errático.

“Reconocemos completamente lo que está sucediendo. Y estamos tratando de hacer lo correcto, incluso cuando Donald Trump no lo haga”, añade.

Tras el explosivo retrato de su Administración en el libro de Woodward -coautor de “Todos los Hombres del Presidente”, sobre el caso Watergate-, el Mandatario estaba molesto porque muchos en su círculo cercano parecían haber hablado con el veterano periodista de The Washington Post, y había empezado a interrogar a su personal sobre quiénes habrían sido las fuentes.

De acuerdo con fragmentos, la obra -que sale a la venta el 11 de este mes- cita supuestos insultos al Presidente por parte de su Secretario de Defensa, James Mattis, y su jefe de Gabinete, John Kelly, que lo habrían descrito como un mentiroso y un idiota que dirige un manicomio.

Por la mañana, el Presidente se lanzó contra Woodward.

“¿No es una vergüenza que alguien pueda escribir un artículo o libro con historias totalmente inventadas, formar una imagen de una persona que es literalmente lo opuesto a los hechos, y después irse sin castigo ni costo?”, tuiteó. “No entiendo por qué los políticos de Washington no cambian las leyes de libelo”.

Aunque, según expertos legales, las figuras públicas de Estados Unidos tienen derecho a demandar bajo las leyes de difamación actuales -y por tanto no sería necesario cambiarlas-, Trump no quiso contestar ayer a la pregunta de si planea llevar a Woodward a los tribunales.

Según el Post, el editor de páginas editoriales del Times, James Bennet, se negó a proporcionar más información sobre la identidad del autor del artículo de opinión, pero dijo que el periódico recibió el texto antes de que se publicaran las noticias sobre el libro, el martes.


Los comentarios están cerrados.