DE LEJECITOS

Le faltan dos días al góber Tello para presentar su segundo informe de gobierno, y ahora que quiere ir a “codearse” con los diputados locales y hasta escuchar las posturas de los partidos, en ese ánimo de apertura y cercanía, resulta que su “comunicador social”, Héctor Alvarado, pretende más bien alejarle a los medios de comunicación, no lo vayan a incomodar.

Según cuentan las malas lenguas, el objetivo de Alvarado es mandar a todos los reporteros afuera del recinto legislativo, a la explanada, para que no le hagan mosca al mandatario en el evento. ¿Y de cuándo a acá un empleado del Ejecutivo le dice al Legislativo cómo manejar su propia casa? Parece que el miedo lo infunde él…

¡QUÉ CLARIDOSO!

Por cierto que, hablando de nuestros distinguidos diputados, cuentan los chismosos de lengua viperina que la revelación que hizo el petista Samuel Reveles Carrillo le puso los pelos de punta a más de tres, pues reconoció que ¡sí intentaron negociar –en lo oscurito, claro– que les dieran su bono de despedida!

Según eso, en una comidita privada e informal –pa’ qué hacer reuniones privadas, ¿verdad?– le deslizaron como no queriendo el tema al secretario de finanzas, Jorge Miranda, y dijo que lo consultaría “más arriba” (¿en el cielo?). Pero lo que no tuvo desperdicio es que aceptó que ese “bono”, que no está presupuestado, es nomás un invento “para agarrar algo”. Aaah… ternurita de sincerote…

UNAS POR OTRAS

Los que también se descosieron fueron algunos ejidatarios de Atotonilco, en el norteño municipio de Jiménez del Teúl, cuando aseguraron que justo antes de que los reunieran para “platicar” sobre el proyecto de la presa Milpillas, curiosa y coincidentemente ¡llegaron apoyos del fondo de desastres naturales para aquella región! Qué coincidencia…

Les llegaron montones de despensas que fueron distribuidas, dicen –y hasta video tienen–, un día antes de las negociaciones sobre la presa. Ahora aunque sea coincidencia, quedará la recochina duda de que se haya tratado de un ardid para “convencerlos” de aprobar el proyecto, y deja la puerta abierta a que, en un futuro, pudiera seguir ocurriendo así. No calculan tiempos…

TODOS CALLADITOS

Con cada escandalito que le ha tocado protagonizar a diversas áreas y personajazos de la Secretaría de Salud de Zacatecas, todo parece indicar que ya les pusieron un bozal para que no anden regando la melcocha y resbalándose a cada rato con declaraciones que, luego, ponen en entredicho a la dependencia y a sus titulares.

Según cuentan, nadie tiene permiso de hablar si primero no pasa por el filtro del titular de Comunicación Social de la dependencia, Óscar Fernández. Ni siquiera el propio secretario, Gilberto Breña Cantú, quien en más de una ocasión ya se ha ido de boca y se ha tropezado con su propia lengua, y se ha metido en broncas desde cuando gobernaba Amalia García…


Los comentarios están cerrados.