KAREN CALDERÓN/NTRZACATECAS.COM
KAREN CALDERÓN/NTRZACATECAS.COM

ZACATECAS.- El suicidio está considerado como un problema de salud pública que afecta a todos los países, por lo que la Organización Mundial de Salud (OMS) urgió a implementar medidas para reducir las cifras de víctimas.

Campañas para prevenir este tipo de hechos ya se implementan en el estado, con lo que se ha logrado disminuir la estadística, informó la Secretaría de Salud de Zacatecas (SSZ), con motivo del Día Mundial de la Prevención del Suicidio, que se celebra cada 10 de septiembre.

Para cumplir este objetivo, los especialistas destacan que las estrategias más exitosas son las que ayudan a atender las señales desde las primeras etapas y el seguimiento de quienes presentan pensamientos suicidas.

Detectar a tiempo

Isauro García Alonso, investigador de la Universidad Autónoma de Zacatecas (UAZ), explicó que la conducta suicida es producto de problemas como desbalances emocionales, depresión, consumo de drogas, fallas en relaciones personales y violencia.

El también docente de la Unidad Académica de Psicología (UAP) detalló que, en la primera etapa, cuando comienzan los pensamientos suicidas, se ligan tres aspectos fundamentales: visión trágica de sí mismo, del presente y del futuro.

Las personas que padecen estas tendencias se caracterizan por tener pensamientos depresivos, poca movilidad, falta de motivación, aislamiento, pocos o nulos planes y por la pérdida de conexión con familiares y amigos.

En la segunda etapa, que es la planeación, estos individuos exponen pensamientos relacionados con la muerte o hacen comentarios sobre la propia muerte, contrario a la falsa creencia de que quienes piensan en el suicidio no lo externan.

García Alonso apuntó que es en esta fase en la que puede detectarse la conducta y prevenirla, pues hay personas que incluso se despiden y sus actitudes son minimizadas o ignoradas.

Al detectar estos factores, recomendó el psicólogo, se debe hacer un abordaje “multifactorial”, que inicia con la canalización del individuo con un especialista para que lo atienda, además de que se debe mantener la vigilancia; estas dos acciones son cruciales para evitar un suicidio.

“Hay que intervenir a la persona, porque el suicidio es un problema de salud que no se atiende por diferentes circunstancias, principalmente porque no se toman en cuenta los indicadores”, reiteró, por lo que llamó a mantenerse alerta.

La importancia de la prevención

La Secretaría de Salud emprendió una serie de campañas preventivas en todo el estado, mediante las que difunden los síntomas de un comportamiento suicida y para la identificación de casos, con el objetivo de que estas personas acudan a terapia.

Érika Yessenia Hernández Corpus, jefe del departamento de Salud Mental, expuso que, con los programas implementados en 2018, la SSZ ha detectado a tiempo a individuos con esta tendencia y actualmente presume una disminución en la estadística de suicidios.

Precisó que la reducción es de aproximadamente 40 por ciento, en comparación con 2017, pues mientras que ese año cerró con 110 hechos de este tipo, de enero a agosto de 2018 se registraron 52.

La funcionaria expuso que las principales causas de tendencia al suicidio en el estado son trastornos anímicos, como la depresión, y el consumo de drogas, mientras que el rango de edad es amplio: los afectados tienen desde 16 hasta 40 años.

Uno de los aspectos más preocupantes es que la mayoría de las víctimas sean hombres, quienes encabezan las cifras tanto en tendencia como en consumación del acto.

Además, ellos recurren a métodos más violentos para llevar a cabo el suicidio, entre ellos el ahorcamiento o incluso el uso de armas de fuego.


Los comentarios están cerrados.