FELIPE ANDRADE HARO
FELIPE ANDRADE HARO

AHORA SÍ A GOBERNAR EN SERIO

Es lo menos que se puede pedir a Morena, ahora que ya se instaló la LXIV (64) legislatura federal y representa la mayoría. Ya no se valen los pretextos para negar a la ciudadanía cambios confiables que permitan sentar las bases para un desarrollo integral, en el que la participación de todos sea un elemento fundamental. Después de escuchar el “Informe” de Peña Nieto, no me cabe la menor duda de que el próximo gobierno tiene todo para demostrar de qué está hecho, sin mentiras ni alardes, sin corrupción ni agandalle; esperamos mucho de este gobierno y sólo esperamos que las expectativas sean superadas.

Pero, para ello, se requiere de mucho trabajo y “cero panchos”; y es que la neta los últimos espectáculos de Noroña están para dar lástima. Mister Noroña, ¿puede madurar ya? Tal vez a algunos de sus fans les encante que grite, se tire al suelo, haga rabietas de pinche chamaco que no quiere ir a la escuela, sea todo un showman de la política, un estandupero en vías de extinción, pero respetuosamente no se la prolongue y póngase a chambear con decoro. ¡Qué pinche caso tiene ir a gritarle al pobre Porfirio Muñoz Ledo pendejada y media! ¿Con eso resuelve los graves problemas del país? Quema mucho el sol.

Deberían nuestros legisladores tomar un chingo de cursos para ser buenos parlamentarios. Pásenles por lo menos copias de las intervenciones en tribuna de (Ignacio Manuel) Altamirano o (Ignacio) Ramírez para que les de una poquita de vergüenza a tanto mequetrefe que se las da de tribuno y vale para puritita pinche lástima. El trabajo legislativo debe de ser respetado y los parlamentarios deben de ser gente preparada y respetuosa. ¿Cómo es posible que les preocupe más a algunos senadores el hecho de que no haya botanas en el recinto que en preparar un buen discurso o una buena iniciativa?

¡A tragar a su casa bellacos! Respeten el recinto, y sepan que no están en una cantina móndrigos. Ya estuvo bien de actos que denigran al parlamento nacional. A mí en lo personal sí me encabrona ver legisladores tragando en las sesiones; un mucho de respeto caramba. Si no desayunaron en su casa o en una fonda chiquita o en el metro gourmet, es muy su problema y sepan, amátridas, que en este país hay millones de mexicanos que ni una pinche bolsa de cacahuates comen, ahhhhh pero ustedes bien que se engullen con singular alegría bolsas y bolsas de nueces de la india, pistaches u otras exóticas botanas.

Cuando dicen los senadores que ya se acabó la lana para café, galletas y botanas y al día siguiente dicen que no es cierto que se seguirán comprando las toneladas de manjares que sean necesarios para satisfacer la gula parlamentaria, es cuando uno de plano escupe sapos y culebras en contra de esos sujetos sinvergüenzas. Si a eso le agregas el tino político para negar licencias y luego darlas (sin albur) y te refinas un show marca Noroña, de plano que no nos queda mas que salir a vomitar en chinga. ¿Ese es el tono de esta legislatura?

Del resto de las bancadas mejor ni opino porque ni se ven ni se escuchan; están prestos a dejarse agarrar la piernita y lo que sea necesario para ver si les dejan chingarse algo, acostumbrados a la negocia en las condiciones que sean, nadarán de a muertito y aparecerán en las redes sociales como Madres Terea de Calcuta rasgándose las vestiduras diciendo que ellos son la pura neta y que cualquier resbalón es en aras de impulsar el cambio democrático.

Ojalá la esperanza de millones no se convierta en frustración. Ojalá que las hojas… Ah no esa es una canción. Ojalá que esta legislatura pase a la historia como un espacio de debate y compromiso con los mexicanos, con los millones de mexicanos pobres que ha dejado la política neoliberal del PRIAN. Ya déjense de chingaderas y a trabajar señores. Ya dije.

¡PRÓXIMA GIRA DEL MEJOR ESTANDUPERO DE MÉXICO: EL NOROÑA!


Los comentarios están cerrados.