CAMBIO ¿SEGURO?

Ya pasó el 2º Informe del góber Tello, ya hasta fue la celebración del Día del Migrante, y tras este fin de semana los burócratas más viperinos están que se comen las uñas por saber cuándo cambiarán de jefes –si cambian–, o si se tendrán que aguantar. Y, según cuentan, de toda la lista que se ha manejado nomás hay uno seguro, segurísimo: el de Fabiola Torres Rodríguez.

Según dicen, a la Secretaría General de Gobierno llegaría ni más ni menos que Jehú Eduí Salas, quien todavía despacha en la coordinación Jurídica del gobierno, y cuyos méritos profesionales, dicen, no van más allá de ser cuate de Tello, su eficiente cargaportafolios en el Senado, amigo de años… y párele de contar.

CONFLICTUADO CONSENTIDO

Le siguen saliendo hebras al peine, pues resulta que algunos chismosos del círculo gubernamental no salen de su asombro porque el que fuera aquél bar que se puso en la estación del Teleférico en La Bufa, se lo quitaron a quien lo operaba, y supuestamente se lo asignaron ¡a Pablo Torres Corpus! ¿No hay conflicto de interés?

Sí, el mismo que ha sido señalado en dichos sobre que quiere aprovecharse del llamado “Museo de Charrería” en Jerez, y que ya tiene otros negocios de café, y que además sigue siendo funcionario público, pero parece se ocupa más en sus negocios. ¿Cómo le hace? Ah, pues las malas lenguas dicen que todo lo soluciona su cuatitud con el góber Tello y su esposa, Cristina. Qué fácil.

OLVIDADIZOS O INSENSIBLES

Apenas celebrado el primer medio siglo de existencia de la Universidad Autónoma de Zacatecas como tal (o sea, luego de que dejó de ser Instituto de Ciencias Autónomo, el ICAZ), varios memoriosos universitarios se pusieron a chismear que, de plano, a “alguien” le hizo falta asesoría… y conocer tantito de historia y de sensibilidad política.

Y es que, según dicen, se les olvidó por ejemplo invitar a los únicos dos diputados vivos que durante la XLV (45) Legislatura aprobaron –hace 50 años, obvio– el cambio de ICAZ a UAZ, los distinguidos Enrique A Rodríguez y Moctezuma Meza Solano, a quienes sin duda se les debe en parte la aprobación en el cambio. ¡Se les fue el detalle!

ESTAMOS ATRASADOS

Siguen sin pegar las campañas que las instancias de salud pública ha empezado a implementar, para aplicar la vacuna contra el Virus del Papiloma Humano (VPH) a las niñas menores de 9 años, y es que, según dicen los propios especialistas, los papás de las menores no aceptan que se les vacune contra una enfermedad de transmisión sexual… porque están chiquitas para eso.

Y mientras tanto, otros especialistas se tiran de los pelos porque seguimos viendo en esta sociedad cómo cada vez hay más menores de edad que se embarazan, y que contraen enfermedades venéreas, porque definitivamente les faltó cierta formación en casa. ¿Entonces a qué estamos exponiendo a las niñas? A ver si alguien forma conciencia…


Los comentarios están cerrados.