REFORMA | NTRZACATECAS.COM
REFORMA | NTRZACATECAS.COM

México.- Por tercera vez en los últimos tres meses, la Secretaría de la Función Pública (SFP) anuló el contrato de mil 432 millones de pesos por el Servicio de Nube Híbrida Administrada (SENHA), asignado por el Servicio de Administración Tributaria (SAT) a una filial del consorcio alemán Deutsche Telekom.

La Contraloría Federal determinó que la empresa T-Systems no cumple con una aplicación anti hackeo que garantice el resguardo de la información fiscal del País y, por ello, instruyó reponer también por tercera ocasión el contrato.

Pero esta vez la SFP advirtió que iniciará procedimientos de responsabilidad contra funcionarios del SAT, porque en las dos ocasiones anteriores en que ordenó anular y reponer el convenio, siempre eligieron a la misma compañía pese a incumplir con los requerimientos.

“Remítase copia certificada al Órgano Interno de Control en el SAT… para que en el ámbito de sus facultades investigue y resuelva lo que en su derecho corresponda sobre la actuación de los servidores públicos del SAT, por el presunto desacato a los acuerdos y resoluciones emitidos por esta Dirección General de Controversias y Sanciones en Contrataciones Públicas”, dice el fallo de ayer.

La Función Pública ordenó la terminación anticipada del contrato con T-Systems y dio al organismo hacendario un plazo de 3 días para reponer la contratación.

En esta ocasión, estableció que el SAT deberá tomar en cuenta el último párrafo del artículo 75 de la Ley de Adquisiciones, Arrendamientos y Servicios del Sector Público, que obliga a adjudicar el contrato a un licitante diverso.

La Contraloría indica que esta resolución puede ser impugnada.

En su resolución, la Función Pública insiste en que desde diciembre, pese a las anulaciones, el SAT ha adjudicado tres veces el convenio a T-Systems, sin precisar que ofrece una solución denominada Reverse Proxy, que identifica a los atacantes externos al sistema y bloquea sus peticiones.

Dicha aplicación, incluida como uno de los requisitos desde la licitación, también reporta las direcciones de los hackers para que su proveedor de red pueda detener un eventual ataque.

“Ninguna de las constancias invocadas para pretender acreditar el supuesto cumplimiento, hace referencia específica y directa, entre otras cuestiones, a la solución Reverse Proxy con la integralidad de las funcionalidades solicitadas en dicho requisito”, dice el resolutivo de la SFP.

El 15 de diciembre pasado este contrato originalmente fue asignado a T-Systems por mil 432 millones 634 mil 221 pesos, pero fue anulado el 8 de junio por la SFP justamente con el argumento de que la oferta no contenía la solución Reverse Proxy.

Desde entonces, la SFP ha sostenido que T-Systems le ofrece al SAT sólo una pared de fuego y no la solución anti hackeo requerida.

El SAT repuso el procedimiento y el 14 de junio pasado nuevamente le dio el contrato a la misma empresa, pero otra vez fue impugnado y la Función Pública volvió a anularlo el 11 de julio, al considerar que no cumplía con los requerimientos.

El 17 de julio otra vez se repuso el procedimiento y el SAT volvió a adjudicar la nube a T-Systems. Una de las concursantes, Micronet de México, presentó una inconformidad que derivó en la anulación y reposición dictada el pasado lunes por la Función Pública.

El SENHA contempla una nube privada y otra pública, la primera recuperando lo que ya existe en los tres Centros de Datos del SAT en la Ciudad de México, Aguascalientes y Querétaro, este último operado por Triara.Com hasta 2020 por casi 500 millones de pesos.


Los comentarios están cerrados.