MEJOR DESPUÉS, ¿NO?

Dizque muy prioritaria, y muy solidaria con la gente, y muy en el ánimo de tooodo el pueblo que votó por ellos, pero la famosa promesa y propuesta de que los legisladores se bajarían el sueldo –la dieta–, en los primeros días de su ejercicio ya quedó en purititas “buenas intenciones” y “buena voluntad”, porque la neta… no se lo bajaron.

Alfredo Femat Bañuelos, Mirna Maldonado Tapia y Oscar Novella Macías, flamantes diputados federales de PT y Morena por Zacatecas, ya recularon y dijeron que, como ya estaba presupuestado (ajá), pues entonces cobrarán com–ple–ti–ta la dieta que les asignaron. ¿Y la reducción? Pues ahí será el año que entra. Mírenlos, qué chistositos y obedientes salieron…

 

SÍ, CÓMO NO…

Mucho discurso y anuncios de austeridad y supuestamente poco recurso público destinado al segundo informe de gobierno del góber Tello en la capital del estado (que llevó incluso a no invitar a muchos), pero… a decir de las lenguas viperinas, todo nomás fue pura simulación porque de que están gastando, están gastando. Y bien.

Y es que gracias a las mismas comunicaciones oficiales del gobierno, muchos se han dado cuenta cómo en los “informes regionales” que se hicieron ya en Sombrerete, Tlaltenango y hoy en Villa González Ortega y Jerez, hay despliegue de mamparas, cámaras, pantallas, sonido, arreglos florales, renta de sillas, etcétera. ¿Ahorro de recursos? Sí, cómo no…

 

SUBE EL PIANO…

Transeúntes y comerciantes del Centro Histórico de la capital fueron testigos –incrédulos, muchos– de la increíble velocidad con que, apenas un día antes del segundo informe del gobierno estatal, los trabajadores de la obra en la Avenida Hidalgo taparon los hoyos abiertos en esa vialidad. ¡Qué bárbaros! ¿Ya acabaron?

Pues resultó que no, y nomás pasando el fin de semana, ahí van de nuevo a abrir todo, para seguir con la misma obra. Los chismosos, obvio, se quejan de que esas decisiones de “sube el piano, baja el piano” se pagan del bolsillo de los contribuyentes, y de que todo lo hacen nomás por caprichos de “imagen” del gobierno. ¡A ver para cuándo acaban de verdad!

 

¿AMENAZADA?

De por sí, ni las estadísticas ni la realidad pueden contra la reciente declaratoria de emergencia por violencia contra las mujeres y ahora resulta que la diputada Navidad Rayas Ochoa –primero priísta y ahora morenaza– reveló que, cuando le hablaron para recoger su constancia de mayoría como diputada, el presidente estatal del PRI la amenazó gacho…

Según dijo (muy prudente y modosa ella), cuando le avisó que recogería su constancia, Felipe Ramírez Chávez le habría dicho que fuera por ella, pero que “se la iba a llevar la…”. ¡Qué boquita la del profe! Y todo, dice Rayas Ochoa, porque el tricolor quería a forziori la diputación pluri para uno de los suyos. Muchos dichos pa’allá y pa’acá. ¿Y las denuncias formales?


Deja un comentario