RAFAEL ARAGÓN DUEÑAS*
RAFAEL ARAGÓN DUEÑAS*

Septiembre es el mes patrio, en el que nosotros, al ser mexicanos, nos sentimos orgullosos de la identidad que nos caracteriza y por supuesto de las tradiciones originadas en México y heredadas por los españoles. Uno como mexicano debe conocer su historia y su cultura a fondo para no dejarse llevar con modas millennials que tienen cegada a la sociedad.

La tauromaquia –al igual con el idioma español, la religión, etcétera–, es una de las muchas herencias que nos dejó la cultura hispana. El espectáculo taurino en nuestro país ha ido evolucionando en las distintas etapas históricas desde los tiempos de la Conquista, el Novohispano, la Independencia y de todos los que conocemos. Cabe resaltar que dicho espectáculo ha sido el preferido de muchas personalidades, entre ellos nuestros Héroes de la Independencia. Sí, así como lo oye o lee.

Los héroes de dicha etapa histórica fueron aficionados a la fiesta brava e inclusive estuvieron involucrados, practicando el oficio. Miguel Hidalgo y Costilla, considerado por muchos como El Padre de la Patria, fue un aficionado taurino, amigo de toreros y ganadero de toros de lidia. Antes de que estallara la Guerra de Independencia, Hidalgo era propietario de varias haciendas como Jaripeo, Santa Rosa y San Nicolás, ubicadas actualmente en el estado de Michoacán. Según historiadores, El Padre de la Patria se había endeudado para adquirirlas. En 1800 vendía bureles para las diversas plazas de toros en la Nueva España para los distintos festejos realizados en honor a los santos patronos. Muchos empresarios u organizadores y toreros solicitaban el ganado que criaba el cura Hidalgo para los festejos.

Esta faceta taurina se aborda en la película Hidalgo: La historia jamás contada (2010), protagonizada por Demián Bichir y Ana de la Reguera. En la escena se aprecia a Hidalgo (Bichir) y a Josefa Quintana (De la Reguera) en las barreras numeradas de sombra disfrutando de una corrida de toros. Ahí se muestra a Agustín Marroquín, un torero de época, interpretado por el matador Christian Aparicio para las escenas requeridas para la lidia. Fue caracterizado con la vestimenta apropiada del siglo 19 y lidió un toro de la Ganadería Pepe Garfias. La escena se disfruta desde el inicio del paseíllo, la salida del toro y el brindis que realizó Marroquín a Hidalgo.

En la historia, Agustín Marroquín fue un torero criollo de época y después capitán del movimiento Insurgente y mano derecha del cura Hidalgo. Marroquín, caudillo de la Independencia, ejecutó a muchos españoles por órdenes de Hidalgo. También fue aprehendido y fusilado, corriendo el mismo destino: su cabeza junto con las demás de los jefes insurgentes fueron expuestas a la vista de la gente, como escarmiento.

Otro personaje que se sintió atraído por la tauromaquia fue Ignacio Allende, que además fue torero a pie y rejoneador. En 1800, en la Plaza de Toros de Acámbaro se lidiaron astados de Jaripeo, propiedad de Miguel Hidalgo. Aquel entonces Allende cuajó una gran faena donde fungió como rejoneador. Juan Aldama también fue aficionado y torero. Días antes de que estallara la Independencia, Hidalgo organizó una corrida de toros en el palenque de gallos ubicado en el curato de Dolores, donde Allende y Aldama fungieron como matadores, logrando una gran faena. José María Morelos y Pavón fue un aficionado taurino, antes del conflicto bélico insurgente se le veía en los festejos taurinos en las plazas de toros de Michoacán.

La tauromaquia pertenece a México y está muy arraigada en nuestra cultura, donde ha adquirido un estilo propio de mexicanidad; al igual con el idioma español, la religión y la infinidad de culturas y tradiciones que nos heredaron los habitantes del Viejo Mundo. Es tan importante para ambas naciones porque muchos toreros españoles después de haber confirmado la alternativa en Las Ventas de Madrid, deciden volverla a confirmar en la Plaza México y viceversa ocurre con los toreros mexicanos.

Cuando hay temporada taurina, en el país azteca durante el mes patrio siempre realizan la tradicional corrida de toros de Independencia en los días 15 y 16 de septiembre en las distintas regiones de México. Es curioso en estos tiempos postmodernos con la moda millennials que son el animalismo y el veganismo, muchos que son fanáticos de estas modas odian profundamente con todo su ser a la tauromaquia, pero son seguidores férreos admirando a los Héroes de Independencia, desconociendo por supuesto el lado taurino que tenían Hidalgo, Allende, Aldama, Morelos.

 

*Escritor.

Participa en el sabatino Taller Alicia

 


Los comentarios están cerrados.