Alberto Aguilar
Alberto Aguilar

Silanes cumple 75 años, va por 3º sitio entre los nacionales en 2025 y 28, moléculas en el tintero

SI BIEN EN la perspectiva del sector salud igual hay dudas respecto a los cambios institucionales que realizaría el gobierno de Andrés Manuel López Obrador, aún así existe una aceptable confianza por el impulso que se buscará lograr en ese ámbito, esto, en el contexto de una mejora social.

El rubro farmacéutico agrupado en CANIFARMA, que preside Guillermo Funes, ya se reunió con el equipo de transición y en concreto con Sergio Alcocer, próximo titular de SALUD, para plantearle sus inquietudes.

Dados los rezagos y retos que significan las enfermedades no transmisibles, hay grandes oportunidades.

En esa tesitura y, más allá de las interrogantes, resulta lógico que una firma nacional como Silanes, levante la mano y manifieste su disposición de sostener sus inversiones.

De hecho, esta farmacéutica que fundó el ya desaparecido Antonio López de Silanes Salinas, está de manteles largos, puesto que en noviembre cumplirá 75 años.

Silanes es parte de esa industria farmacéutica nacional que surgió en la posguerra, dada la escasez.

En ese grupo, apunte a Senosiain, de Carlos Senosiain, Liomont, de Alfredo Rimoch, Chinoin, de Eric Hagsater, Sanfer, de Ricardo Amtmann, RIMSA, de Fernando Espinosa y Leopoldo de Jesús Espinosa, que vendieron a TEVA.

Silanes hoy es manejada por Jaime López de Silanes Pérez de 65 años, quien asumió los bártulos en 2015, a raíz de la repentina muerte de su hermano mayor, Antonio López de Silanes Pérez (qepd).

La mística de esta firma, cuyo slogan es “hacer de la vida una historia saludable”, no se ha modificado. Su soporte es la innovación, más allá de que también produce genéricos (50 millones de unidades al año).

Desde 2003, Silanes manufactura en su planta de Toluca. Apenas en enero concluyó la modernización de sus laboratorios de investigación, lo que implicó inversiones por 100 millones de pesos (mdp).

Esta compañía destina el 10 por ciento de su facturación anual hacia desarrollo y ahora mismo trabaja en 28 moléculas que están en distintos grados de avance y que se lanzarán gradualmente en los próximos tres años.

Se orientan a las seis áreas que son su quehacer: diabetes, cardiometabólicos, dolor, respiratorio, salud femenina y faboterápicos (antivenenos para alacrán y víbora).

En estos últimos productos descansa el 15 por ciento de sus ingresos. Y es que Silanes es uno de los cuatro fabricantes que apoyan a la OMS, que lleva Tedros Adhanom Ghebreyesus, en ese tipo de fármacos.

Ahora mismo, Silanes realiza una investigación en Marruecos para picadura del alacrán del norte de África.

Esta firma mexicana ya tiene en la exportación 30 por ciento de sus ventas. Va a Estados Unidos, Centro y Sudamérica, Europa y África que tiende a crecer.

Con 930 empleados aún elabora vitamínicos, que fueron su origen y que son el 10 por ciento de sus ventas, junto con dolor que es el 15 por cinento y los antidiabéticos que aportan 30 por ciento. Su producto estrella que es el Glimetal.

Silanes creció en los últimos años por encima del mercado. La meta es sostener ese paso y hacia el 2025 escalar del 5° al 3° sitio entre los laboratorios mexicanos.

Así que Silanes, por pisar más fuerte.

MUY A PESAR de que los expertos ubican a Texcoco como la opción para el nuevo aeropuerto, Javier Jiménez Espriú, próximo titular de SCT, no quita del dedo del renglón para cancelar el NAIM y llevar la nueva terminal a Santa Lucía, proyecto que empuja José María Riobóo, constructor cercano a AMLO. Ya se ha ponderado el conflicto que supondría para el espacio aéreo la coexistencia de esa opción con el AICM. Tampoco hay claridad del costo exacto de Santa Lucía, máxime la infraestructura de conectividad que requerirá. Por si fuera poco, sume 112 mil mdp de obras ya construidas en Texcoco, que eventualmente generarán posibles indemnizaciones y 33 mil mdp en obras terrestres que estarán en esa tesitura. Además, el gobierno tendrá que implementar un plan de remediación ambiental por el abandono de las obras. Esto supondrá levantar losas y demás estructuras instaladas. También están los 6 mil millones de dólares colocados en los mercados con el aval del gobierno. Así que tomar decisiones sobre las rodillas va a resultar mucho más costoso.

EL EMPLAZAMIENTO DE huelga de ASPA, que comanda Rafael Díaz Covarrubias, contra Aeroméxico, está planteado para octubre. Será para revisión contractual y de salarios. Como le he platicado, también se evaluará el tema de otros tripulantes en cabina, concesión que perdió ese sindicato. Hay también un tema que podría ser polémico. Y es que hay amagues de cambio a la edad de jubilación de los pilotos por la aerolínea que lleva Andrés Conesa. La idea es pasar de 60 a 65 años. Así que habría sus bemoles.

COMIENZAN LAS DIFERENCIAS entre la IP y Andrés Manuel López Obrador. Y eso que aún no arranca el sexenio. Primero, el tema de la bancarrota económica, después, la defensa del NAIM vs Santa Lucía y ahora el desacuerdo con la ratificación del Convenio 98 de la OIT, tema en el Senado que igual empuja Morena. Este es un expediente que debe analizarse con cuidado. Así lo estima el CCE de Juan Pablo Castañón. El asunto tiene que ver con el derecho de sindicación y de negociación colectiva. Claro que ya hay compromisos internacionales en esa línea como el TPP y el acuerdo con Estados Unidos que falta suscribir. Como quiera, parece que esa podría ser la tesitura, más allá de la cortesía postelectoral.


Los comentarios están cerrados.