BRENDA SALCEDO | NTRZACATECAS.COM
BRENDA SALCEDO | NTRZACATECAS.COM

RÍO GRANDE. El secretario de Gobierno, Sergio García Castañeda, informó que se regularizará a las personas que piden dinero en la calle, a limpiaparabrisas y a quienes se suben a cantar a los camiones.

“Hay gente que vive de eso, que ha adoptado el limosneo como modo de vida porque en verdad deja dinero, y lo único que pretendemos como gobierno es que haya un orden comercial”.

Señaló que “estamos conminando a las personas que se dedican de una u otra manera a pedir dinero, para que acudan a la Secretaría de Gobierno para solicitar su permiso y si lo tiene y no está vigente, lo actualice”.

En este sentido explicó que “no se otorgan los permisos sólo por ir a solicitarlos, sino que se realiza un estudio socioeconómico exhaustivo, para constatar que realmente reúnen las condiciones para pedir limosna. De esta manera evitamos muchas situaciones, ya que hay personas a quienes no les das limosna y se molestan, te agreden, te ofenden, además de que hay mucha gente a la que le molesta que le pidan, y también se evita la extorsión”.

Según comerciantes, en un día llegan hasta ocho limosneros a sus establecimientos, lo que provoca una situación incómoda para los clientes, ya que algunos menesterosos se comportan de manera inapropiada y se molestan porque no les dan dinero.

García Castañeda aseveró que en caso de hacer caso omiso, “nos ajustaremos a lo establecido en el Bando de Policía y Buen Gobierno, primero se les previene, se les recomienda que acudan por su permiso, si no acuden se extenderá una sanción de acuerdo a la Ley de Ingresos, según sea el caso”.

Expuso que elementos de la Dirección de Seguridad Pública Municipal (DSPM) se encargarán de verificar que quienes piden limosna tengan su respectivo permiso, en caso de que no, los exhortarán a que acudan a la Secretaría.

Mencionó que a los limpiaparabrisas ya se les notificó y esperan que acudan de manera inmediata a solicitar su permiso, de otra manera ya no podrán ejercer su actividad en las zonas donde se ubican.

Agregó que “ser mendigo se ha vuelto un negocio redituable para quienes se dedican a esto, ya sea que se queden con el dinero o que se lo den a alguien más, y que verdaderamente no tengan necesidad, porque hay muchos casos en que los propios hijos mandan a los padres a pedir dinero, y esto no podemos solaparlo como autoridades”.

Finalmente, resaltó que “la mayoría de los permisos para pedir dinero, cuando se testifica que son para enfermedad o que de verdad no tienen sustento alguno, son de manera gratuita”.


Los comentarios están cerrados.