TASAS ¿SÍ O NO?

Especialistas en análisis de números y cifras, varios chismosos del rancho se carcajean hasta las lágrimas, al comprobar que en el gobierno andan “chimoltrufiando” pues, así como dicen una cosa dicen otra y de todo quieren tener razón. Y el ejemplo, señalan, es el más reciente dato de empleo que presume el gobierno del estado como “segundo lugar nacional”. ¡Sí, cómo no!

Y es que los “numerólogos” no se aguantan la risa al ver cómo, cuando se trata de medir los asesinatos, feminicidios y secuestros, la autoridad estatal no acepta la medición por tasas, que porque aquí los números fríos son muy pequeños. ¡Ah! Pero en la medición de empleo sí las aceptan… ¡porque así se ven más abultadas sus cifras! No cabe duda que son unos convenencieros, dicen.

 

EL RIDÍCULO

Con el pretexto de la “crisis económica” que padece el municipio de Guadalupe, y como ni siquiera ha podido solucionar que se recoja la basura en estos días que tiene como presidente municipal, Julio César Chávez Padilla salió a la calle y se enfundó en el disfraz de… ¡recolector de basura! Y juntaron lo que pudieron, en un par de calles, en varios vehículos.

El chiste, dicen algunos, es que la medida fue a todas luces de “faramalla”, totalmente ridícula, que ya debería dejar de quejarse por todo y, en lugar de recoger basura, se ponga a gestionar los recursos que le falten para pagar lo que debe y ORDENAR a sus subordinados lo necesario para que el municipio funcione. A menos, claro, que la gente de Guadalupe quiera un pepenador tan caro.

 

DEBE… Y NO PAGA

Lo peor de todo, dicen las malas lenguas, es que en ese ayuntamiento guadalupense, Julio César ya tiene como estrategia utilizar el discurso de “la crisis” para justificar cualquier error y aprovecha de a tiro por viaje para “recargarle” la culpa de la misma a cualquiera otro, menos a su novatez ni su improvisación.

Y el coraje mayor de sus empleados, cuentan, es que mientras él sigue diciendo que no tiene dinero para nada, los trabajadores sí se tienen que aguantar el que no les pague la quincena, como sucedió oootra vez este fin de semana. Y si no se pone las pilas, cuentan por ahí, este mismo lunes volverá a hacerle crisis el Ayuntamiento. ¿Qué sigue? ¿Que se vista de policía y saque a los manifestantes a empellones? Nomás eso le falta…

 

BLINDADOS

Hoy arrancan las comparecencias de funcionarios públicos en el marco de la Glosa del segundo informe de gobierno del góber Tello. Y a decir de algunas lenguas largas del gabinete estatal, tanto el secretario general, Jehú Salas, como el de Seguridad, Ismael Camberos, están que no caben de orgullo por su labor y se aprestan tranquilos a comparecer.

Y es que, a decir de sus propios colaboradores, el primero ni suda ni se abochorna porque, como bien dice el dicho, “nada teme el que nada sabe”, y él… pues no tiene preocupación alguna. Y del segundo, dicen, se sabe que aplica aquello de “a chillidos de marranos, oídos de carnicero”. O sea, que ni caso les hará a los diputados locales. ¡Con esos blindajes, ni cómo esperar una glosa reveladora!


Los comentarios están cerrados.