ENRIQUE LAVIADA
ENRIQUE LAVIADA

Sin rubor alguno, la tal Verónica Díaz, diputada por Morena (en funciones de funcionaria federal) anunció el llamado Censo para el Bienestar, un proyecto del presidente electo Andrés Manuel López Obrador, en el que se invertirán muchos millones de pesos.

Se trata, dijo Díaz, de iniciar un recorrido “casa por casa” para elegir a las personas o familias que serán beneficiadas con los programas sociales que la administración central pondrá en marcha, apenas inicie el siguiente sexenio.

Sólo para el caso de que usted, estimado lector, abrigue alguna sospecha de que se trata de una estrategia partidista, le diré que acertó; en efecto, tendremos una curiosa reedición del clientelismo priísta que por largos años fue cuestionado por la izquierda mexicana, total qué más da.

Es un censo clientelar, pues.

Por si acaso hubiese dudas, la propia diputada Díaz nos sentenció que quienes realizaran el famoso censo son compañeros suyos que “cuentan con el criterio suficiente y la determinación de saber (¿?) que tal o cuál persona (¿?) sí son candidatos (sic) para los beneficios del gobierno federal”, así de fuerte y claro (es ironía).

A los encargados del censo, para estar a tono con los tiempos de la cuarta transformación (cualquier cosa que eso signifique), se les llamará servidores de la nación, y aclaró para que mejor se entienda que son “personas que colaboraron con el partido (se refiere a Morena) durante los procesos de campaña”, y trabajarán en el proyecto de manera voluntaria.

Es decir, pondrá Morena a sus militantes a visitar domicilios para brindar beneficios, a cambio, quizá, de su ferviente adhesión a la causa Lopezobradorista, debo suponer.

Es un censo clientelar, pues.

No quiero parecer exagerado, pero cuando confirmo que ese aparato será desplegado bajo la apariencia institucional, con cientos o tal vez miles de personas identificadas con un “sesgo ideológico” o para usar las palabras de la diputada Díaz, que son personas que “en su momento ayudaron a la promoción del voto, con experiencia en el toque de puertas (así lo dijo) […]. Es meramente militancia”, eso me asusta.

Se antoja tan parecido a lo que describió Octavio Paz en El ogro filantrópico, al definir la acción del poder como una falsa beneficencia, orientada a manipular masas, bajo el influjo personal de un caudillo, en los tiempos del “partido prácticamente único”, es decir, tan lejos y tan cerca de lo que ahora estamos viviendo.

Es de ese modo como la diputada-funcionaria-militante trasgrede límites institucionales, usurpa funciones, organiza reuniones con autoridades de los distintos niveles, sin limitación aparente, y, por supuesto, hará su censo para determinar quién sí y quién no, como en los mejores tiempos del viejo sistema autoritario.

Es un censo clientelar, pues.

 

Acertijo

Érase una vez el discurso de una máscara.

 


Nuestros lectores comentan

  1. Mi querido Enrique creo que tú comentario es muy desatinado y fuera de lugar suponer sin conceder porque no pensar que efectivamente se pretende tener un padrón de ciudadanos en pobreza a los cuales no han sido beneficiados por los programas sociales de Tello el cual si le ha dado un uso partidista a los recursos de los zacatecanos y del cual lamentablemente no has realizado ningún comentario ni protestas

  2. diogenes el cinico ... lampareado...otra vez

    Acaso Sr. Laviada no estaremos entendiendo los que si sabemos poco de historia que vamos en el camino mas idiotizado de lo que la historia mundial nos ha dejado como ejemplo “El Derecho Total” que enredan los “Espacios politicos” en una sociedad orquestada y controlada por el estado, sacrificando todos los dogmas ideologicos con una dictadura “liberal” gestionada solamente por un regimen o “Seudo-Lider” mas experiencias las tenemos con un Stalin, Mussolinni, y peor que todos Hitler en los regimenes del siglo XX, y hoy en pleno siglo XXI un lacronico Hugo Chavez-engendrò a un Maduro, y un Evo Morales raquitico enfermo de poder, eso es lo que nos esta demostrando que Mèxico esta en peligro eminente, pero como atinadamente Usted observa, nuestra historia reflejada en los maquiavelicos lideres de antaño la verdadera ideologia priista, malvada en toda su magnitud, regresara bien reforzada, como esa armadura oxidada que nunca se la han quitado, no en vano el “Trompudo” gringo està aceptando al nuevo gobierno porque sabe bien de donde se afianzara y por donde nos envolveran nuevamente igual que otro santa ana. por eso el 50% de los mexicanos estamos asustados, porque en lugar de matar el cancer que nos atacaba hasta cierta medida ahora se expandera a todo el pais. punto.